Categories

Archivos

Aprendiendo a distinguir

«En cambio, los que sí saben distinguir entre lo bueno y lo malo, y están acostumbrados a hacerlo».

Hebreos 5:14, TLA

Mira los colores de las mariposas en la imagen que mamá te está mostrando. ¿Puedes decir cuáles son los colores que tienen? ¡Muy bien!, puedes distinguir los diferentes colores.

Ahora dime, ¿las manos de papá están arriba o abajo? ¿Se mueven a la derecha o a la izquierda? Sí, sabes distinguir bien el lugar donde están.

Seguro te estás preguntando: ¿Qué significa distinguir? Pues eso quiere decir que puedes darte cuenta de cuándo las cosas son diferentes las unas de las otras, tanto por su aspecto, como por su significado, como por el lugar donde están o si son buenas o malas.

¿Sabías que las mariposas pueden distinguir los colores? También pueden distinguir el movimiento de los otros animales, pero no pueden distinguir las formas. Por ejemplo, no saben cuándo algo es cuadra o en forma de círculo, pero tú sí.

Por eso puedes distinguir cuando frente a ti hay una bicicleta o un carro. Todo esto es posible gracias a tus ojos, que te lo permiten ver todo lo que hay a tu alrededor; y a tu cerebro, que procesa la imagen que tus ojos ven.

Dios te dio la capacidad de ver para que puedas distinguir los colores, los tamaños y las formas, así puedes disfrutar de todo lo que él ha creado. También puedes distinguir lo que es bueno y lo que es malo, para escoger siempre hacer lo que es bueno, ¿verdad? ¡Qué bien!

Oración: Padre bueno, gracias por darme ojitos que me ayudan a distinguir y disfrutar todo lo que has creado.

Palabra que aprendimos hoy: Distinguir.

¿Cómo estás? Yo soy Kathy, y escribí este libro para ti, que tienes entre 0 y 5 años. Lo hice para que disfrutes cada día con papá y mamá leyendo cosas maravillosas con las cuales aprenderás muchísimo. Y por supuesto, para que crezcas jugando, que sé que es lo que más te gusta. Cuando no estoy escribiendo libros para niños, yo me dedico a diseñar libros que hablan de Jesús.