Categories

Archivos

Mensaje a Las Estrellas

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Por la fe entendemos que todo el universo fue formado por orden de Dios.

Hebreos 11: 3, NTV

En este día de 1972, una nave espacial fue enviada al espacio exterior con un mensaje destinado a ser leído por seres vivos de otras partes del universo.

Pioneer 10 era el nombre de la sonda planetaria lanzada desde Cabo Cañaveral, Florida, por la NASA. En el exterior de la nave había una placa dorada, de 15 por 15 centímetros, que incluía varias ilustraciones, entre ellas un hombre y una mujer, un mapa estelar con la ubicación de nuestro sol y un segundo mapa que mostraba la ruta de vuelo de la Pioneer 10. El mensaje fue diseñado por un astrónomo llamado Carl Sagan.

Carl Sagan era ateo y defensor de la teoría de la evolución. Algún día, en algún lugar ahí fuera, él y otros astrónomos esperaban encontrar vida inteligente. «¿Somos un accidente excepcionalmente improbable o el universo rebosa de inteligencia?», solía decir él. «La importancia del hallazgo de que hay otros seres que comparten este universo con nosotros sería absolutamente fenomenal. Sería un acontecimiento increíble en la historia de la humanidad». Toda su vida, Carl Sagan vivió con ese sueño, pero cuando murió en 1996, la humanidad aún no había hecho contacto con vida extraterrestre. Decepcionado, se fue a la tumba con información errónea sobre la teoría de la evolución y el verdadero origen de la vida.

Por fe, nosotros entendemos que el universo surgió del dedo creador de Dios. Él creó no solo nuestro planeta y todo lo que hay en él, sino también otros planetas cercanos y lejanos, constelaciones, galaxias y patrones de movimiento complejos que el hombre todavía está tratando de entender. Qué triste es pensar que algunos creen que todo apareció un día, que surgió arbitrariamente del simple azar. Creer eso es como creer que cuando se lanza al aire una bolsa de papel con piezas de reloj sueltas, ¡bajará con un precioso reloj adentro! La colorida capacidad creativa de Dios se presenta de forma clara y sencilla en las páginas escritas de su Palabra.

Desafortunadamente, ese hecho era demasiado simple para que Carl Sagan y sus compañeros astrónomos lo creyeran, o demasiado complejo. Se perdieron la deliciosa experiencia de confiar en un Dios que puede crear un planeta de la nada. Los astrónomos enviaron al espacio la Pioneer 10 para obtener información sobre vida extraterrestre inteligente, y mientras tanto, la Palabra de Dios reposaba allí mismo, esperando informarles de que él tiene todo un universo de vida inteligente que podremos ver y visitar cuando Jesús venga de nuevo.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.