Categories

Archivos

La Peor Inundación en la Historia de Los Estados Unidos

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Luego el dragón trató de ahogar a la mujer con un torrente de agua que salía de su boca; pero entonces la tierra ayudó a la mujer y abrió la boca y tragó el río que brotaba de la boca del dragón.

Apocalipsis 12: 75, 76, NTV

¿Qué puede ser peor que mirar hacia arriba y ver una pared de agua que viene hacia ti a 65 kilómetros (40 millas) por hora? No mucho. Si esto sucediera en el mar o en una playa sería muy impactante, pero ¿en las montañas? Terrible. Y eso es exactamente lo que ocurrió el 31 de mayo de 1899. La presa de South Fork, en el río Conemaugh, en Johnstown, Pensilvania, reventó, enviando un muro de agua de 23 metros 175 pies de altura y 800 metros (media milla) de ancho por el corredor del estrecho valle montañoso. El agua irrumpió en la ciudad como un tsunami, destruyéndola y matando a más de 2,200 personas.

Todo comenzó con las fuertes lluvias de esa primavera, y el 30 de mayo, cuando una violenta tormenta arrojó entre 15 y 20 centímetros (6 a 10 pulgadas) de agua, los arroyos se inundaron y el río subió a un nivel peligroso detrás de la represa de South Fork. A las 10:00 de la mañana del día siguiente, el agua se movía a una peligrosa distancia de 30 centímetros [1 pie] del borde superior de la represa. Las rejillas del aliviadero estaban obstruidas con árboles y escombros, lo que hacía que el agua subiera aún más, y la represa se inclinaba peligrosamente en el centro. Los trabajadores intentaron apartar los escombros de las rejillas del aliviadero. Cavaron zanjas en la ladera para desviar el agua y luego echaron más tierra en la represa con la esperanza de que esto ayudara a reforzarla. Pero era demasiado poco y demasiado tarde. A las 15:10, la intensa presión del agua adicional en el embalse fue demasiado. La represa finalmente sucumbió, y 20 millones de toneladas de agua inundaron el valle y la ciudad, causando daños por valor de 17 millones de dólares. Hoy en día esa cifra sería más bien de 2,000 millones de dólares.

Afortunadamente, una nueva organización llamada Cruz Roja Americana, dirigida por Clara Barton, se puso a trabajar de inmediato para socorrer a los heridos de la zona. El apoyo a las víctimas llegó de todo Estados Unidos, así como de dieciocho países extranjeros.

Al enemigo nada le gustaría más que destruir al pueblo de Dios con una ola abrumadora de tentaciones o tragedias, Las lluvias de las pruebas nos han estado azotando durante milenios y, con frecuencia, tormentas descargan sobre nosotros un dolor adicional, haciendo que a veces se rompan nuestras represas espirituales y amenacen con ahogarnos. Pero tenemos un Salvador que murió en una cruz roja de sangre para curar a los heridos.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.