Categories

Archivos

El Día D

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Jehová os dice así: «No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios»

2 Crónicas 20: 15, RV95

El 6 de junio de 1944, las fuerzas aliadas de Europa y los Estados Unidos desembarcaron en la costa de Francia, donde las fuerzas alemanas estaban firmemente atrincheradas. A ese acontecimiento se le conoce como el Día D. Casi 200,000 soldados en 6,000 barcos y 800 aviones hicieron un viaje de 42 kilómetros (26 millas) para cruzar el Canal de la Mancha y atacar las playas de Francia. Desembarcaron en oleada tras oleada en las playas de Utah, Omaha y Normandía. Las tropas de tierra entraron bajo una lluvia de balas y 18,000 paracaidistas cubrieron el campo como una nube. Más tarde se enviaron 13,000 aviones más para proporcionar cobertura aérea y apoyo a la operación. ¡Increíble! El Desembarco de Normandía fue una de las más masivas operaciones militares de la historia. Es difícil imaginar semejante cantidad de personas moviéndose en la misma dirección, coordinadas para lograr un solo objetivo: vencer a la Alemania nazi y acabar con el control que tuvieron sobre Europa durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial. En tres meses, el norte de Francia sería liberado y las fuerzas aliadas entrarían en Alemania, donde se encontrarían con las fuerzas soviéticas que avanzaban desde el este.

Hitler los esperaba, y adivinó que llegarían en la primavera de 1944. Durante meses había estado construyendo búnkeres a lo largo de las playas para que sus hombres pudieran repeler una invasión por mar. Pero no tenía ni idea del número de soldados que llegaría. Cuando finalmente llegaron, los soldados alemanes no pudieron contenerlos y, poco después del amanecer, las playas Gold, Juno y Sword fueron capturadas. Aunque las pérdidas fueron elevadas para los aliados, con miles de muertos en las playas de Utah y Normandía, el Día D fue un éxito. A finales de junio, 850,000 soldados aliados y 150,000 vehículos tomaban el control en toda Europa.

Muchos soldados que lucharon en el Día D dieron su vida por la libertad mundial. Hoy seguimos hablando del heroísmo y la valentía de los soldados en la batalla y de los pilotos en el cielo. Se han escrito libros. Se han hecho películas como El día más largo y Rescatando al soldado Ryan. En nuestras luchas diarias, nuestra fe debe ser grande.

Tenemos que saber que Dios está de nuestro lado, yendo delante de nosotros a la batalla. Y debemos reclamar la promesa: «No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios».

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.