Categories

Archivos

Nueva oportunidad

Devocional adventista para adultos 2022

Ustedes buscan a Jesús el nazareno, el que fue crucificado. ¡Ha resucitado! No está aquí. Miren el lugar donde lo pusieron. Pero vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: «Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo»

Marcos 16: 6-7, NVI

POR LO MENOS DOS RAZONES TENÍA PEDRO para sentirse muy mal I mientras nuestro Señor descansaba en la tumba. Una, por haberlo negado. La otra, por haber huido junto a los demás discípulos la noche en la que Jesús fue apresado.

¿No había dicho Pedro que, aunque todos los demás se escandalizaran del Señor, él nunca lo haría? Sí lo había dicho, pero cuando llegó la hora de la prueba, no solo negó conocer a Jesús, sino que fue él quien propuso que se salvasen a sí mismos (ver El Deseado de todas las gentes, cap. 74, p. 660).

Muy amarga debe haber sido la copa que Pedro bebió durante esos días de incertidumbre. ¿Habría perdón para él? Pero entonces sucede lo inimaginable: el primer día de la semana varias mujeres regresan del sepulcro anunciando que el Señor ha resucitado. La noticia es, para los discípulos, demasiado buena para ser verdad. De hecho, a ellos les parece que es una locura, y no creen (Luc. 24: 11). Pedro, en cambio, sale corriendo al sepulcro. ¿Por qué corre? ¿Será que hay otra oportunidad para él?

¡Claro que sí! Tal como lo indica nuestro texto para hoy, cuando las mujeres llegaron al sepulcro vacío, un ángel les dijo que no se asustaran por cuanto Jesús había resucitado; y les encargó dar las buenas nuevas a los discípulos y a Pedro (Mar. 16: 7).

¿Por qué a Pedro? Porque de todos los discípulos, era él quien más estaba sufriendo: «Su vergonzosa negación del Señor, y la mirada de amor y angustia que le dirigiera el Salvador estaban siempre delante de él. […]. A él fue dada la seguridad de que su arrepentimiento era aceptado y perdonado su pecado» (El Deseado de todas las gentes, cap. 82, p. 750).

«Díganle a Pedro que ha sido perdonado», fue básicamente el mensaje que el ángel encargó a las mujeres. Algo así como: «Díganle que cierre ese capítulo oscuro de su vida, porque hoy el tendrá una nueva oportunidad».

Una de las primeras cosas que el Salvador resucitado realizó fue asegurarle a Pedro de que su pecado había sido perdonado. Hoy Jesús quiere que tú y yo también sepamos que «en él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia» (Efe. 1: 7). O sea, una nueva oportunidad para escribir, en la historia de nuestra vida, una nueva página que glorifique su nombre. ¿No es esto supremamente maravilloso?

Gracias, bendito Jesús, por el perdón de mis pecados, y porque hoy tengo una nueva oportunidad de exaltar tu nombre.

Fernando Zabala, ya jubilado, ha servido como profesor, pastor, rector universitario, conferencista, editor y exdirector de la revista "Prioridades", además de ser el autor de varios libros, entre los que se destacan "Todo no da igual, A pesar de nuestras diferencias, me casaría de nuevo contigo y Saber vivir". Fernando Zabala está casado con Esther y juntos tienen dos hijos: Fernando Jr. y Mayerling; y tres nietas: Alexa, Amber y Annabella.