Categories

Archivos

Dale Tu Mano

Pedro lo tomó por la mano derecha y lo levantó.

Hechos 3:7

Materiales:

  • Lámina de una niña y una persona con discapacidad.

Mira la lámina que tiene mamá. ¿Qué crees que ha pasado? Hay una niña que está ayudando a una persona con discapacidad visual. La niña ha mostrado una acción de solidaridad. ¿Habías escuchado alguna vez la palabra «solidaridad»? Es hacer el bien a una persona que necesita ayuda. Las personas solidarias ayudan a los demás.

En la Biblia se cuenta de un hombre que tenía una discapacidad: no podía andar. Algunas personas que querían ayudar lo llevaban al templo cada día para que pudiera pedir dinero, y vivir de lo poco que le daban. Esas personas eran solidarias, porque lo ayudaban.

Otras personas que también eran solidarias le daban dinero para que pudiera comer. Pedro no tenía dinero para darle, pero tenía a Dios en su corazón. Por eso le extendió la mano y, en el nombre de Jesús, lo sanó. Ahora el hombre podía caminar.

¿Conoces a alguna persona con alguna discapacidad? Jesús quiere que seas como Pedro: solidario. No necesitas darles dinero, puedes darles tu mano para saludarlos, para ayudarlos a cargar su compra o abrirles la puerta de su casa. Hay muchas maneras de ser solidario, mamá o papá te pueden contar algunas.

Querido Dios, quiero ser solidario y ayudar a las personas con discapacidad.

Actividad: Junto con tus familiares, elijan a una persona con discapacidad y realicen una acción que muestre solidaridad.

Dileisi Alimaris Pacheco es psicóloga clínica. Trabajó durante mucho tiempo con niños que tienen diversidad funcional. Le encanta trabajar con los niños de la iglesia. Actualmente colabora en el Grupo de Trabajo de Psicología y Discapacidad del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, España.