Categories

Archivos

Cuidando de ti

Yo, el Señor, soy quien lo cuido y con frecuencia lo riego. Lo cuido día y noche, para que no sufra ningún daño.

Isaías 27:3

Antes de que aprendieras a caminar, siempre había alguien para llevarte. Si aún no eras capaz de comer solo, la familia se turnaba para poner las cucharadas pequeñas en tu boca.

Cuando las rodillas raspadas fueron el resultado de una tarde de jugar con amigos, pronto se te proporcionaba un vendaje. ¿Imaginas cómo habría sido si hubieses tenido que encargarte de todo tú mismo?

¿Qué habrías hecho si no hubieses tenido a tu familia cerca para cuidarte y ayudarte? Dios conoce todas tus necesidades, y por eso no estás solo. Piensa en personas de confianza que puedan ayudarte. Escribe aquí el nombre de algunas:

¿Cuál fue el primer nombre que escribiste? Encuentra un espacio encima y escribe “Dios”. Este debe ser el primer nombre en tu lista. Debe ser la primera persona en la que pienses cuando te sientas solo o en dificultades.

Él siempre está a tu lado y nunca te fallará. No importa cuánto crezcas y llegues a ser independiente, recuerda depender siempre del cuidado de Dios.

¡Dios cuida de mí!

Anne Lizie Hirle: Autora de diversos libros para niños, editora de la revista "Nosso Amigo" en Brasil.

Ariane M. Oliveira: Licenciada en Pedagogía, autora y editora de libros infantiles en la Editorial Casa de Brasil, testificando su descubrimiento del mensaje adventista al leer la Biblia y el libro “el Deseado de “El Camino a Cristo”.

Sueli Ferreira de Oliveira: Periodista y Pedagoga, editora de reconocidos libros para niños, editora de la revista brasileña “Nuestro Amigo”.