Categories

Archivos

No hagas como Einstein

¡Qué malo es para el mundo que haya tantas incitaciones al pecado! Tiene que haberlas, pero ¡ay del hombre que haga pecar a los demás!

Mateo 18:7

EN 1939, EL FAMOSO CIENTÍFICO ALBERT EINSTEIN ESCRIBIÓ UNA carta sobre la posibilidad de crear una bomba con un altísimo poder de destrucción y se la envió a F. Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos. Sin embargo, tal como relata el periodista Cássio L.

Vieira en su libro Einstein, el reformulador del universo, las noticias sobre las bombas atómicas lanzadas en la Segunda Guerra Mundial «causaron una profunda disconformidad en Einstein» . Se arrepintió de haber firmado la carta que fue enviada a Roosevelt y, a partir de entonces, empezó a advertir enfáticamente a la sociedad sobre los peligros de una destrucción nuclear a escala mundial».

Es inevitable que el mal exista en el mundo, pero ¡ay de aquel a través del cual el mal se manifiesta! El ejemplo que acabas de leer muestra cómo una carta dio paso a una de las mayores destrucciones jamás vistas en la historia. Es triste darse cuenta de que muchas veces practicamos el mal con pequeñas actitudes, e ignoramos que estos comportamientos también pueden tener consecuencias devastadoras.

Acciones inconsecuentes, mentiras, chismes, conspiraciones, provocaciones y toda mala acción hecha con mala intención, desgraciadamente, son actitudes muy comunes y, muchas veces, consideradas sin importancia. Nada de esto es correcto ni aceptable. Cuanto antes percibamos el mal tal como es, así como sus consecuencias reales, estaremos más atentos para no ser instrumentos del enemigo de Dios.

Pídele al Padre sabiduría para actuar según su voluntad y para ser portador de bendiciones, paz y armonía, adondequiera que vayas.

Aprovecha y escribe una carta de bien a alguien que necesite recibir palabras de ánimo y de bondad.

- Mayara Lustosa es científica. Estudió biología e hizo una maestría y un doctorado en biología celular en la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) en São Paulo, Brasil. Está trabajando en su beca postdoctoral en la Universidad de Valencia en Valencia, España. Ser científica siempre ha sido su sueño. La Dra. Lustosa está casada con Rodrigo Barbosa y comparten un hijo, Benicio.

- Rodrigo Barbosa tiene una maestría en emprendimiento y está trabajando en un doctorado. en la Universidad Politécnica de Valencia en Valencia, España. Le encanta ser investigador y cree que la verdadera ciencia nos acerca a Dios y revela su cuidadosa planificación al crear y mantener su hermosa creación. Rodrigo está casado con Mayara Lustosa y comparten un hijo, Benicio.