Categories

Archivos

Un banco de serpientes

Matinal para Menores 2024

Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

Mateo 6: 33, NVI.

Pregúntale a tu mamá o a tu papá dónde guardan su dinero. Posiblemente te dirán que lo guardan en el banco, como la mayoría de la gente.

Pero hace unos años, los bancos empezaron a cerrar en todo Estados Unidos. Si tenías dinero en el banco y el banco cerraba, tu dinero desaparecía para siempre. La gente estaba asustada, así que comenzaron a guardar su dinero en lugares donde pensaban que estaría seguro.

Muchos años después, cuando los bancos volvieron a ser seguros, la gente comenzó a descubrir escondites de dinero en lugares tan extraños como las paredes de casas viejas y abandonadas, o en latas enterradas en el patio. Un hombre llamado Marlin Perkins encontró un lugar muy particular para mantener su dinero a salvo.

Él trabajaba en el zoológico de San Luis. Empezó barriendo las aceras del zoológico. Luego, comenzó a trabajar limpiando las jaulas de los monos y, más adelante, en la construcción de un nuevo hogar para los reptiles.

El hábitat de las serpientes se diseñó para que se pareciera a los montes Ozark de Misuri. Había rocas calizas, plantas autóctonas, un estanque de agua y un mural pintado en la pared, que parecía una ladera rocosa.

Las serpientes cabeza de cobre son hermosas. Tienen un color cobrizo con bandas más oscuras a lo largo del cuerpo. Esta es la serpiente venenosa más común de Estados Unidos, aunque su mordedura no es tan tóxica como la de otras serpientes venenosas.

A Perkins le habían enseñado a respetar a las serpientes y a moverse por su hábitat sin que estas lo mordieran, así que decidió que el hogar de las serpientes cabeza de cobre era el lugar más seguro donde podría guardar su dinero. Una de las «rocas» huecas de piedra caliza de la jaula se convirtió en su «banco».

Con la jaula bien cerrada y nueve o diez serpientes cabeza de cobre viviendo allí, aunque alguien descubriera dónde estaba el dinero, ¡seguiría estando a buen resguardo!

¿Dónde guardas tú las cosas que quieres mantener seguras? Es bueno tener un lugar seguro, pero mucho mejor es confiar en Dios. Como dice el texto de hoy, Dios no quiere que nos preocupemos por el mañana, porque él cuida de nosotros.

- Vicki Redden se graduó en 1996 de la Universidad Adventista del Sur. Ella y su esposo, Ron, ambos niños en el fondo, tienen 11 sobrinos y sobrinas (¡al último recuento!) y dos perros: Molly y Alix. Ella está atenta a los héroes de Dios desde su hogar en Maryland.

- Dee Litten Reed creció en una granja en Virginia, rodeada de los animales de granja habituales, así como de algunas criaturas salvajes que rescató. Le encanta visitar zoológicos y acuarios con su nieto, Tommy, y observar ballenas navegar por la costa de Ventura, California.

- Joelle Reed Yamada se tomó un año libre de dar clases de religión en la escuela secundaria para viajar sola por el mundo. Ella y su marido, Brent, viven en una granja lechera en Inglaterra, donde ella enseña psicología y está aprendiendo todo sobre cómo ser una granjera inglesa. Se esfuerza mucho por mantener a su perra, Nala, fuera de problemas.