Categories

Archivos

Una mente ayudadora

Matinal para Menores 2024

Siempre que podamos, hagamos bien a todos.

Gálatas 6: 10

«Me caí y no me puedo levantar», parecía gritar la vieja oveja mientras balaba pidiendo ayuda. Había llovido y todas las ovejas llevaban tan pesado pelaje de lana húmeda.

Para colmo, el campo estaba embarrado, así que cuando la oveja resbaló y se cayó, su pelaje cubierto de barro le resultó demasiado pesado para levantarse. Se tumbó de espaldas pidiendo ayuda a las demás ovejas.

Un montón de caras lanudas la miraban fijamente, charlando entre ellas. No sé lo que se dijeron, pero supongo que decidieron que su amiga necesitaba más ayuda de la que podían darle.

Enviaron a un pequeño grupo al otro extremo del campo, donde había una vaca pastando sola. Cuando las ovejas se acercaron, la vieja vaca levantó la cabeza y las miró fijamente.

Ellas le devolvieron la mirada. Finalmente, se acercaron tanto a la vaca que sus narices casi se tocaban. Entonces, como si comprendiera el problema, la vaca las siguió hasta su amiga caída. Colocó suavemente la cabeza bajo el costado de la oveja y la empujó hasta que pudo volver a levantarse.

No sé cómo las ovejas le pidieron ayuda, ni cuánto comprendió la vaca, pero lo que hizo fue maravilloso. En cuanto supo que alguien necesitaba ayuda, se acercó e hizo todo lo que pudo.

Tú también puedes hacer cosas maravillosas. Puedes ayudar a tus padres a poner la mesa o a fregar los platos. Puedes ayudar a entretener a tu hermano o hermana pequeños. Puedes ayudar a un compañero de clase con su trabajo o a tu maestro siendo un buen oyente.

Ayudar a los demás es una de las mejores formas de demostrar que quieres ser como Jesús.

Julie.

- Vicki Redden se graduó en 1996 de la Universidad Adventista del Sur. Ella y su esposo, Ron, ambos niños en el fondo, tienen 11 sobrinos y sobrinas (¡al último recuento!) y dos perros: Molly y Alix. Ella está atenta a los héroes de Dios desde su hogar en Maryland.

- Dee Litten Reed creció en una granja en Virginia, rodeada de los animales de granja habituales, así como de algunas criaturas salvajes que rescató. Le encanta visitar zoológicos y acuarios con su nieto, Tommy, y observar ballenas navegar por la costa de Ventura, California.

- Joelle Reed Yamada se tomó un año libre de dar clases de religión en la escuela secundaria para viajar sola por el mundo. Ella y su marido, Brent, viven en una granja lechera en Inglaterra, donde ella enseña psicología y está aprendiendo todo sobre cómo ser una granjera inglesa. Se esfuerza mucho por mantener a su perra, Nala, fuera de problemas.