Categories

Archivos

Burros salvajes

¿Quién dio libertad al asno salvaje? ¿Quién lo dejó andar suelto?, Job 39: 5.

En los días que los caballos y los asnos eran los medios de transporte más comunes en los Estados Unidos, algunos de esos animales escaparon o fueron liberados. Hoy sus descendientes viven en manadas de mustangos y burros salvajes. Esos burritos son muy rudos y han vivido en los desiertos durante tanto tiempo, que parecen inmunes a las enfermedades.

En su lucha por sobrevivir en los desiertos estériles y secos, los burros comen prácticamente cualquier cosa. Nada dejan para que coman el ganado y los animales de granja. Carente de vegetación, el suelo desértico se erosiona con facilidad y la tierra queda destruida. Los granjeros, los rancheros y los guardabosques están consternados y han surgido conflictos. Algunos grupos de ciudadanos preocupados desean que las manadas salvajes vivan en paz, mientras que quienes ven su sustento en peligro debido al sobrepastoreo, quieren matar a algunos animales para reducir su población. El problema continúa.

Los burros salvajes tienen un promedio de vida de 25 a 30 años y casi no necesitan agua. De hecho, pueden pasar un día sin beber. Son capaces de oler el agua a casi tanta distancia como los camellos, y luego excavan para extraerla; eso los caballos no pueden hacerlo. Ya que son criaturas tan rudas, casi todos los pollinos (burros bebés) que nacen, sobreviven.

En el Gran Cañón del Colorado y los desiertos de California, Arizona, Nevada y Nuevo México, viven miles de burros. Más que silvestres, son burros domésticos que han vuelto a la vida salvaje. Para resolver los problemas que causan esos burros, el Servicio de Parques comenzó un programa de adopción que ha sido muy exitoso.

Muchos andamos por este mundo así como los burros salvajes, causando desastre, sobre todo a nuestros propios cuerpos. Quizás podamos sobrevivir algún tiempo, pero necesitamos ayuda. Pide a Dios que envíe a sus ángeles para que te acompañen y hoy tengas un buen día.

Lecturas devocionales para Menores 2018
Un Planeta Increíble – Charles C. Case