Categories

Archivos

«Pon tu pizca de bondad dondequiera que estés: Todas esas cositas buenas juntas son las que doblegan al mundo» – Desmond Tutu

Matutina de Adolescentes

«Fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación»

Apocalipsis. 5:9

El país de Sudáfrica ha sido una mezcla de razas y nacionalidades por cientos de años. Pero, luego de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno comenzó a forzar una separación entre las razas. Designó zonas para los blancos, y los negros fueron quitados a la fuerza de esas zonas y llevados a municipios solo para ellos. Los negros no podían viajar fuera de su zona sin un pase. Había playas, autobuses, hospitales, escuelas y universidades para blancos; y otros para negros.

Desmond Tutu creció en este sistema, llamado el apartheid. Desmond era pobre y negro, pero lo suficientemente inteligente para llegar a ser maestro; y estaba preocupado por lo malas que eran las escuelas para negros en comparación con las escuelas para blancos. Por ejemplo, menos de la mitad de las escuelas para negros tenían sanitarios. Para protestar contra la injusticia del sistema, dejó la enseñanza y estudió teología.

Desmond se hizo famoso cuando fue la primera persona negra en recibir el cargo de decano para la Iglesia Anglicana en la ciudad de Johannesburgo. Él explicó: «Me di cuenta de que me habían dado un estrado que no estaba disponible para muchos negros, y ahora la mayoría de nuestros líderes estaban en prisión o en el exilio. Y me dije: ‘Bueno, voy a utilizar esto para tratar de articular nuestras aspiraciones y las angustias de nuestro pueblo».

Organizó marchas en contra del sistema del apartheid y reclamó que los demás países se negaran a comerciar con Sudáfrica para presionar al gobierno a hacer lo correcto. Continuó buscando el cambio sin recurrir nunca a la violencia. Fue ascendido a obispo y recibió el Premio Nobel de la Paz, lo cual aumento su influencia.

En la década de 1990, el sistema del apartheid comenzó a derrumbarse y, en 1994, Sudáfrica tuvo elecciones donde la gente de todas las razas pudo votar.

«Recuerda que el arcoíris en la Biblia es una señal de paz», dice el obispo Tutu. «El arcoíris es la señal de la prosperidad. Queremos paz, prosperidad y justicia, y podemos tenerlas cuando todo el pueblo de Dios, el pueblo arcoíris de Dios, trabaja unido».

Ahora la nación que una vez hizo separación entre blancos y negros se llama la Nación del Arcoíris, porque trabaja para incluir a las personas de todas las razas y los colores.