Categories

Archivos

Vindicación

Matutinas para Adultos 2020

«Y la reina Ester hija de Abihail, y Mardoqueo, el judío, subscribieron con plena autoridad esta segunda carta referente a Purim. Y fueron enviadas cartas a todos los judíos, a las ciento veintisiete provincias del rey Asuero, con palabras de paz y de verdad»

Ester 9:29-30

La fiesta de Purim (plural de Pur que significa “suerte”) lleva ese nombre por ser el método que usó Amán para decidir el día en que los judíos serían aniquilados (Ester 3:7). Se celebra hasta el día de hoy entre los judíos y es una de las ocasiones más gozosas para esa comunidad.

Festejan la vindicación del pueblo judío tal y como se relata en el libro de Ester. Purim tiene lugar anualmente el día 14 de Adar, generalmente en marzo, un mes exacto antes de la Pascua. Ese día, las familias y las congregaciones leen el libro de Ester y se gozan de los eventos milagrosos del periodo descrito en el libro de Ester.

Durante la lectura, hacen sonar carracas o simplemente dan golpes con los pies en el suelo cada vez que se menciona el nombre de Amán, como en un intento de borrarlo de todo registro. También disfrutan de comida tradicional para la ocasión y de unas galletas triangulares rellenas de mermelada que solo las consumen durante esta fiesta.

Hacen además donaciones de comida a organizaciones benéficas para las personas necesitadas, según exhorta Ester 9: 22. En algunos lugares siguen la costumbre de disfrazarse para añadir un ambiente festivo al gozo de Purim.

El texto de hoy nos muestra el contraste de Ester y Mardoqueo antes y después del núcleo del relato. Mardoqueo era uno de los deportados de Jerusalén que adoptó y crio a su primita Hadasa (Ester) en la población de Susa, residencia real. Eran personas humildes que, por la sucesión de una serie de eventos, vivieron experiencias extraordinarias. Al final de la historia, llegaron a ser las dos personas más influyentes del reino (2:8; 9:4, 20, 29; 10:2-3).

También aquí observamos el fenómeno de la resiliencia. Después de mucho sufrimiento e incertidumbre, Ester y Mardoqueo, a pesar de su condición humilde y su origen judío, llegaron a la cima de aquel poderoso Imperio persa. Y sobre todo fueron usados como instrumentos para la salvación de infinidad de judíos.

Cuando permanecemos al lado del Señor, aunque pasemos por situaciones de dolor y angustia, él proveerá una salida, como en el caso de Ester y Mardoqueo.

Oremos hoy por su protección en cualquier paso que demos y su poder se manifestará de forma resolutoria.