Categories

Archivos

Castillo fuerte es nuestro Dios

Matutinas para Menores 2020

«Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia. Por eso no tendremos miedo, aunque se deshaga la tierra, aunque se hundan los montes en el fondo del mar».

Salmo 46:1-2

-Hoy y durante los próximos días -inició el papá— trataremos de aprender la historia de algunos de los himnos que cantamos, pues es interesante saber quiénes los compusieron y en qué se inspiraron.

El primero es el himno «Castillo fuerte es nuestro Dios», compuesto por Lutero, el gran reformador. A Lutero le gustaba la música y creía que debía ser incluida en la adoración a Dios. Esa fue una de las aportaciones de la Reforma Protestante: redescubrir la alabanza congregacional.

Este himno está inspirado en el Salmo 46, y por eso es llamado «El Salmo de Lutero». Es uno de los himnos más conocidos de esa época y está traducido a muchos idiomas. Es un Salmo hermoso que nos da confianza en Dios cuando tenemos problemas.

Me imagino a Lutero escribiendo este himno en medio de tantas dificultades que tuvo que afrontar por mantenerse de parte de la Palabra de Dios. El himno corresponde al número 400 de nuestro Himnario adventista; tanto la letra como la música son de Lutero, pero la versión en español es una traducción de Juan B. Cabrera.

-Aquí tengo el himnario y si quieren lo puedo leer -comentó Susana.

-¡Qué te parece si mejor lo cantamos al terminar! Creo que bien vale la pena que lo aprendan. Cada vez que lo canten recuerden que el autor, Martín Lutero, fue un hombre que se mantuvo fiel a Dios a pesar de las circunstancias tan difíciles en que se encontraba, aparentemente solo. Pero Dios fue su castillo, que lo protegió —finalizó el papá.

Tu oración:

________________________________________________________________________________________________________________

¿Sabías que?

Es probable que los Salmos 46, 47 y 48 se hayan escrito en la misma época porque tienen el mismo mensaje.