Categories

Archivos

Observando al cocodrilo

«Aquí se verá la paciencia de los santos, de los que obedecen los mandamientos de Dios y mantienen la fe en Jesús».

Apocalipsis 14:12, RVC

¿Has visto un cocodrilo alguna vez? Son enormes, verdes y con la boca bien grande. Donde vivo hay muchos cocodrilos así que estoy acostumbrada a verlos. La palabra acostumbrar viene de costumbre, que significa algo que hacemos muy a menudo hasta que se nos hace normal.

Hace poco leí que el cocodrilo tiene la costumbre de pescar, pero lo hace de una manera muy interesante, déjame contarte. Los cocodrilos se colocan en el agua, cerca de donde hay
alguna pequeña cascada, abren la boca y esperan, y esperan… y esperan. Se quedan esperando hasta que algún pez distraído cae dentro de su boca y ¡menudo manjar! El cocodrilo es un animal muy paciente porque tiene la costumbre de esperar por su comida.

¿Sabes? Muchos niños son impacientes y lloran y patalean para que les den las cosas cuando ellos quieren, pero eso no le agrada a Jesús, él quiere que seas paciente. Además de la paciencia, ¿qué otra costumbre buena quieres aprender? Haz una lista con tus padres.

Oración: Querido Jesús, ayúdame a desarrollar buenas costumbres.

Palabra que aprendimos hoy: Costumbre.

¿Cómo estás? Yo soy Kathy, y escribí este libro para ti, que tienes entre 0 y 5 años. Lo hice para que disfrutes cada día con papá y mamá leyendo cosas maravillosas con las cuales aprenderás muchísimo. Y por supuesto, para que crezcas jugando, que sé que es lo que más te gusta. Cuando no estoy escribiendo libros para niños, yo me dedico a diseñar libros que hablan de Jesús.