Categories

Archivos

El Teléfono es Patentado

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver.

Isaías 42: 18, RV95

Un día como hoy, en 1876, a la joven edad de veintinueve años, el británico Alexander Graham Bell patentó en Estados Unidos su nuevo invento: el teléfono. Era bastante joven para idear uno de los inventos más revolucionarios de los últimos doscientos años, ¿no crees? ¿Sabías que el interés de Bell por el teléfono estaba muy influenciado por el hecho de que su propia esposa era sorda y él quería desarrollar una tecnología que pudiera ayudarla a oír? Bell trabajaba como profesor de lenguaje de signos y terapia del habla en la Escuela para Sordos de Pemberton Avenue. Consideraba que el teléfono era un cruce entre el telégrafo y el tocadiscos, ya que permitía a las personas hablar entre sí al mismo tiempo y a distancia.

Las primeras palabras pronunciadas por teléfono no fueron muy inspiradoras. Solo un simple: «Señor Watson, venga aquí, lo necesito».

Bell Telephone pasó a formar parte de la compañía American Telephone and Telegraph (AT&T), y el teléfono sigue revolucionando el mundo de las comunicaciones. Los teléfonos móviles se han apoderado prácticamente de nuestra vida social e incluso del lugar de trabajo. Es habitual ver a personas sentadas juntas en una mesa de un restaurante, pero manteniendo conversaciones completamente separadas con personas que están del otro lado de sus líneas.

Y ahora los teléfonos pueden servir para mucho más que para hablar con la gente. Sirven para enviar mensajes de texto o fotos, consultar los resultados del partido de fútbol, ver películas, jugar, descargar canciones o programar citas… Ahora incluso se utilizan para abrir nuestros vehículos, configurar los sistemas de seguridad del hogar, comprar y vender acciones y controlar los centros de entretenimiento.

Pero seguimos utilizando nuestros teléfonos para hablar más que para cualquier otra cosa. Para eso se inventaron. Todo lo demás es apenas un truco de mercadeo para vender más teléfonos: el correo de voz, los mensajes de texto, las opciones fotográficas e internet. Cuando Jesús nos llama, quiere que dejemos de lado todas las interferencias que nos distraen para que podamos escuchar su suave y tranquila voz.

Hoy, ¿le darás a la llamada de Jesús la oportunidad de llegar? ¿Dejarás de lado todos los artificios que te distraen de una conversación significativa con él? Al igual que la esposa de Alexander Graham Bell, nosotros somos sordos, solo que espiritualmente, pero si no enviamos la llamada de Jesús al buzón de voz, encontraremos una maravillosa amistad con él.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.