Categories

Archivos

Motor de Combustión Interna

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Hechos 1: 8, NVI

EI motor de combustión interna es uno de los inventos más ingeniosos de la era moderna. Cada vez que te subes al auto familiar, estás haciendo uso de este asombroso conjunto de piezas que funcionan entre sí. Desde los automóviles hasta las cortadoras de césped y los karts, hemos llegado a confiar en este invento para que nos proporcione la energía necesaria para ir a la escuela, al trabajo y a la casa de la abuela; para tener bonito el césped del patio; e incluso para divertirnos el fin de semana. Ha cambiado definitivamente nuestra civilización.

El 10 de abril de 1826, el capitán Samuel Morey, de New Hampshire, Estados Unidos, recibió la patente de invención del primer motor de combustión interna que tuvo éxito. Lo llamó «motor de gas o vapor». El motor tenía dos cilindros, un cigüeñal, válvulas, un carburador, una chispa eléctrica, un volante y un sistema de refrigeración por agua. De combustible no utilizaba gasolina, sino aire y aguarrás.

El capitán Morey presentó su motor de combustión interna unos sesenta años antes de que aparecieran los automóviles. En la década de 1830, el vapor era la forma de energía más utilizada para hacer funcionar maquinarias. El vapor proporcionaba una cantidad tremenda de energía, pero también era muy peligroso. En cierto modo, el vapor proporcionaba demasiada energía para lo que las máquinas debían hacer. El motor de combustión interna era superior a la energía del vapor en algunos aspectos, pero también tenía sus peligros, el mayor de los cuales eran las explosiones. Se acumulaba una presión increíble, y si las juntas tenían grietas o las válvulas del motor estaban un poco flojas, todo el motor podía estallar, lo que a veces era fatal. Las mejoras del motor de combustión interna han eliminado prácticamente este riesgo al equilibrar la relación peso/potencia. Hoy en día, la mayoría de los motores de los automóviles son extremadamente ligeros, pero siguen produciendo toda la potencia que necesitan para lo que tienen que hacer. Un pequeño motor de un auto puede ser fácilmente movido por un mecánico sin elevador ni gato.

Dios quiere que usemos su poder para dar testimonio de él y representar su santo nombre. Si nos rendimos a él y le permitimos dar equilibrio a nuestra vida, nos convertiremos en lo mejor que podemos ser y lo haremos sentir muy contento de que seamos sus hijos. Podemos confiar en que, por medio del Espíritu Santo, Dios nos dará la proporción correcta de peso y poder para una vida exitosa.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.