Categories

Archivos

Un Astrónomo es Condenado

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Hablará palabras contra el Altísimo, a los santos del Altísimo quebrantará y pensará en cambiar los tiempos y la Ley.

Daniel 7: 25, RV95

Galileo fue el astrónomo renegado más famoso de su época. Sus ideas sobre el sistema solar y sobre nuestro universo estaban muy por encima de lo que se enseñaba en la época, y lo metieron en muchos problemas. La mitad del siglo XVII fue una época de ideas renacentistas en la religión, la exploración del mundo y la ciencia. Desafortunadamente, a la gente no le gusta los cambios, y tampoco a los líderes eclesiásticos de la época, que llevaban las riendas del poder de la sociedad. A la Edad Media se le ha llamado «Oscurantismo», porque las pocas personas en el poder se aseguraron de que la luz del conocimiento no brillara. Se disuadía a las masas de leer y escribir, y los conocimientos médicos eran casi inexistentes. La gente y los líderes también eran bastante ignorantes sobre las leyes naturales de la ciencia, excepto nuestro héroe de hoy.

Cuando Galileo afirmó que la Tierra no era el centro del sistema solar, causó un gran revuelo, especialmente entre los líderes de la Iglesia preponderante. Es increíble que una noticia así pudiera sacudir el mundo religioso de la época. Pero, por supuesto, cualquier idea nueva que entrara en conflicto con las enseñanzas tradicionales de la Iglesia en el poder podría socavar su autoridad y hacer que sus orgullosos líderes quedaran en ridículo ante el pueblo. Después de todo, ellos creían que eran los guardianes de la Palabra de Dios, e insistían en que esta decía claramente que el Sol se movía alrededor de la Tierra. Por supuesto, no se puede encontrar tal texto bíblico, e incluso en ese momento los científicos habían sabido durante siglos que la Tierra no era el centro del universo. Y así, el 12 de abril de 1633, los líderes de la Iglesia se obstinaron en llevar a Galileo a juicio por sus enseñanzas «herejes». Galileo aceptó no enseñar más esas «tonterías» y, por su confesión, pasó el resto de su vida bajo arresto domiciliario. No fue sino hasta mucho después que la Iglesia admitió finalmente que Galileo tenía razón.

¿Debemos sorprendernos? La Biblia profetizó que una superpotencia religiosa se levantaría en la Edad Media para perseguir al pueblo de Dios e intentar cambiar los tiempos y las leyes. Que sus líderes trataran de suprimir el evangelio persiguiendo a los santos era una cosa; que trataran de suprimir la ciencia fue otra. Pero lo cierto es que las verdades bíblicas y la ciencia no están tan alejadas. Después de todo, el Dios que creó el universo es el mismo que nos dio las buenas noticias del evangelio de Jesús.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.