Categories

Archivos

Grandote, pero obeso

Devocional adventista para pequeños 2022

Querido hermano, pido a Dios que […] tengas buena salud.

3 Juan 1: 2

CUANDO PENSAMOS EN UN CONEJO, siempre nos imaginamos un de pequeño animalito con orejas largas, peludito, suave y al que le gusta saltar. Pero el conejito que te presentaré es un poquito diferente al tamaño, al peso y a la actividad que realiza uno normal. Se llama conejo gigante de Flandes. Solo sus orejas miden 20 cm, ¿te imaginas su tamaño? Y puede llegar a pesar 18 kilos. Por eso es considerado «el rey de los conejos».

Tiene un carácter dócil y tranquilo. Por su mismo temperamento, este conejo está expuesto a contraer obesidad y a que se le estropeen los músculos, pues casi no se ejercita; más bien, le gusta descansar.

Si juegas en el patio de tu casa o practicas un deporte, ¡te felicito! Eso te dará una mejor calidad de vida. El ejercicio te ayuda a fortalecer los huesos y los músculos, a dormir mejor, a vigorizar tu corazón y a oxigenar tu organismo. Pero si solo te la pasas sentado viendo tele, acostado o jugando videojuegos, subirás de peso, irás perdiendo fuerza y podrás adquirir la enfermedad del conejito de hoy, entre otras consecuencias dañinas.

Jesús te formó con un cuerpo perfecto y hermoso. Él desea que lo conserves en buen estado. No olvides que eres su mayordomo al cuidado de su propiedad, que es tu cuerpo.

Oración: Querido Jesús, deseo cuidar mi cuerpo haciendo ejercicio diariamente, porque quiero gozar de buena salud. Deseo hacer lo mejor para ti como tu mayordomo que soy. Amén.

¡Hola! Soy Vanessa. ¡Me encanta trabajar con niños! Por eso soy maestra de primaria en una escuela de México. Espero que disfrutes cada día de las meditaciones de este devocional que he preparado con cariño para ti.