Categories

Archivos

Leonardo

Devocional adventista para menores 2022

A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y se fue de viaje.

Mateo 25:15

Hoy en día, hablar de talentos es referirse a capacidades, aptitudes o entendimiento. Hay muchas personas talentosas en diferentes áreas: arte, música, deportes, ciencias. Pensando en personas talentosas vino a mi mente Leonardo da Vinci. Este hombre vivió hace mucho tiempo, más de 400 años. ¿Saben? Muchos dicen que era un genio, porque sabía hacer de todo, y todo lo que hacía lo hacía ¡muy bien! ¿Conoces personas así? Yo conozco algunos niños que son fantásticos y todo lo que cae en sus manos lo transforman en obras de arte. Música, bordados, cantos y ¡hasta los trabajos de la escuela!

Leonardo pintaba y esculpía como los más grandes artistas, planificaba y construía como el mejor ingeniero, investigaba las plantas y los animales como el más eminente científico… ¡Incluso cocinaba como si fuese un chef! Su apellido era Di Ser Piero, pero lleva el apellido” de la villa italiana donde nació, en 1452. Todo lo que captaban sus ojos, lo imprimía en bellos dibujos. A los quince años, su padre lo envió a estudiar pintura. Su profesor, Verrocchio, no tuvo dudas de que el joven era un gran artista. ¡A los veinte años ya era maestro!

Hubo una época llamada Renacimiento, en la cual los artistas se interesaban por todo lo que los rodeaba y lo reflejaban en sus obras. Todo era motivo de interés para Leonardo. Tan curioso era, que anotaba cada descubrimiento. Alrededor de los treinta años, se mudó a Milán, y allí pintó la Gioconda, o Mona Lisa. Ella era la esposa de un comerciante llamado Giocondo. También se interesó por pintar escenas de Jesús, como la última cena. Le llevó diez años terminarla.

Tanto le fascinaba el vuelo de las aves que se dedicó a diseñar medios de transportes aéreos. ¡Increíble para esa época! Estos fueron construidos mucho, pero mucho tiempo después. También construyó bicicletas, submarinos, y muchas máquinas especiales. En 1502 ideó un puente de 200 metros de largo para el sultán de Turquía. El gobernante decidió no construirlo, porque le parecía imposible. Y ¡a que no saben! En 2006 el Gobierno turco ¡construyó el puente de Leonardo!

Cuántos talentos bien aprovechados, ¿cierto? Tú también tienes preciosos dones que Jesús te dio. Él hoy te invita a desarrollarlos para su gloria. ¡Anímate!

Mirta

Lecturas devocionales para menores escrita por: Gabriela Ruth Brizuela de Graf, Ninayette Galleguillos Triviño, Magaly Tuesta Viveros de Alaña, Mirta de Samojluk y Cinthya Samojluk de Graf.