Categories

Archivos

El Gran Bulo Sobre la Luna

Devocional adventista para adoslescentes 2022

«Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos.

Mateo 24: 24, NVI

EI aterrizaje de una nave espacial en la Luna le quitó mucho misterio a este satélite, aunque aún quedan cosas que no sabemos de él. Vivimos en una época de conocimiento y exploración. Gran parte de la extravagancia de los años pasados ha desaparecido, y eso no es del todo malo; pero hace siglo y medio mucha gente en los Estados Unidos se creyeron historias descabelladas sobre la Luna. Al menos durante un tiempo. Así es como sucedió.

En este día de 1835, empezaron a circular en los periódicos estadounidenses artículos donde se decía que se había descubierto vida en la Luna. Sí, en la Luna. Es difícil creerlo, pero eso es lo que decía la prensa. La mayoría de los artículos eran reimpresiones de una vieja revista llamada Edinburgh Journal of Science. Por ser una revista científica, a la gente le parecía de fiar. Los artículos decían que el doctor Andrew Grant, amigo del famoso astrónomo Sir John Herschel, había encontrado pruebas de vida en la Luna. Grant describía animales extraños como unicornios, castores de dos patas y criaturas peludas parecidas a los murciélagos. Los artículos describían la geografía de la Luna, incluyendo cráteres, enormes cristales de amatista, caudalosos ríos y vegetación. El New York Sun, un periódico sensacionalista y barato, publicó también todos esos datos falsos. Cuando salió el primer artículo, las ventas del New York Sun se dispararon inmediatamente. Los artículos eran emocionantes, y a los lectores les encantaban. ¿El problema? ¡Que todo era mentira! El Edinburgh Journal of Science llevaba años sin publicarse. Todo era inventado, y el doctor Grant era un personaje ficticio.

¿Quién era el responsable de todo aquello? Lo más probable es que fuera Richard Adams Locke, un reportero de otro periódico. Las historias no estaban destinadas a ser tomadas en serio; pretendían burlarse de historias anteriores sobre extraterrestres, especialmente de las escritas por Thomas Dick, que una vez dijo que la Luna tenía 4,200 millones de habitantes. Pero los lectores estaban tan ansiosos por creer, que no captaron el chiste y fueron completamente engañados. Incluso los científicos de la Universidad de Yale fueron engañados. Finalmente, el Sun admitió que los artículos eran un bulo, y se refirió a ellos como «El gran bulo sobre la Luna». La mayoría de los lectores pensaron que todo el asunto era gracioso, y siguieron comprando el periódico.

Antes de que Jesús venga de nuevo, los falsos profetas que dicen ser Cristo, «surgirán… y harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos». ¿Eres uno de los elegidos? Pídele a Dios que te ayude a comprender las Escrituras hoy para que no te dejes engañar.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.