Categories

Archivos

¡Una bolsita segura!

Devocional adventista para pequeños 2022

Versículo para hoy:

Tú eres mi refugio.

Salmos 32:7

HOY HAREMOS ALGO DIFERENTE… Pide a tu mami que te cargue, pero lo harás pegadito a su vientre. Utiliza un pedazo de tela para envolverte junto con ella. Ahora tu mami intentará dar varios brincos. ¿Pudo tu mami hacerlo? ¿Qué sentiste cuando ella brincó contigo? ¿Estabas nervioso o confiado en que no se caerían?

Existe un animalito muy lindo, que es un buen representante de Australia. Puede saltar con su hijo a una altura de tres metros y de un solo brinco avanzar siete metros. La cría va metida en una bolsita en su vientre, llamada marsupio. ¿Sabes de quién te estoy hablando? ¡Claro, del canguro!

El marsupio le sirve para alimentarse y seguir desarrollándose hasta aproximadamente los nueve meses. De ahí sale, pero puede regresar al marsupio cada vez que necesite alimentarse de la leche de mami. Después de que cumple un año y medio, el canguro ya no regresa al marsupio. Esta bolsita también le sirve de protección a la cría durante este tiempo; me imagino que ha de sentirse segura dentro de ella, como cuando mami o papi te cargan y te abrazan.

Así es Jesús contigo. Cuando estás con él, te sientes confiado en que nada malo te pasará y creces con esa seguridad que solo él puede darte; y, aunque Jesús no tiene una bolsita de protección, tiene unas manos poderosas que te sostienen en todo momento. Él está siempre contigo y te junta suavemente a su pecho para cuidarte.

Oración: Gracias, Jesús, por todos tus cuidados. Amén.

¡Hola! Soy Vanessa. ¡Me encanta trabajar con niños! Por eso soy maestra de primaria en una escuela de México. Espero que disfrutes cada día de las meditaciones de este devocional que he preparado con cariño para ti.