Categories

Archivos

Ama con sinceridad

Ámense sinceramente unos a otros. Aborrezcan lo malo y apéguense a lo bueno.

Romanos 12: 9

Materiales:

  • Lápiz y hoja de papel.

Mira la lámina que mamá te va a enseñar. Hay niños jugando, ¿verdad? Ahora mira esta otra. El niño ha dejado a su amigo solo y se ha ido a jugar con otros. ¿Te parece correcto lo que hizo? Eso es lo que hizo Pedro.

Pedro era judío y conocía a muchas personas de diferentes países. A esas personas que eran extranjeras, Pedro las llamaban «gentiles».

A Pedro le gustaba comer y hacer obra misionera con ellos. Pero cuando venían sus amigos judíos, se alejaba Láminas de niños jugando de los gentiles y no hablaba con ellos, porque los judíos no querían a los gentiles.

Pablo se dio cuenta de que Pedro no estaba siendo sincero. Por esa razón, se acercó a él y le dijo que no actuaba correctamente. Debía tratar a todas las personas con amor sincero. Pedro aceptó el consejo y aprendió a ser un amigo sincero de todas las personas.

Jesús quiere que aceptes a las personas como son, y las trates con sinceridad. Por ejemplo, si te gusta jugar con todos los niños, aunque sean diferentes a ti, debes hacerlo, a pesar de que otros niños te digan que no juegues con ellos.

Incluso aunque alguien se pueda burlar de ti por tratar bien a todo el mundo. En realidad les estás enseñando algo muy valioso.

Querido Dios, ayúdame a mostrar amor sincero hacia los demás.

Actividad: Escribe cosas que puedes hacer para mostrar un amor sincero.

Dileisi Alimaris Pacheco es psicóloga clínica. Trabajó durante mucho tiempo con niños que tienen diversidad funcional. Le encanta trabajar con los niños de la iglesia. Actualmente colabora en el Grupo de Trabajo de Psicología y Discapacidad del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, España.