Categories

Archivos

La valiente onagra

Matinal para Menores 2024

Él mandará que sus ángeles te cuiden por dondequiera que vayas.

Salmos 91: 11

A pesar de que su flor no es más bella que muchas otras, hay algo que resulta fascinante en la onagra. Durante dos o tres días antes de que se abran las flores, uno puede ver cómo se van preparando para florecer. El tallo de la flor se vuelve amarillo y crece hacia arriba, hasta que una noche cálida, normalmente hacia la puesta de sol, los pétalos empiezan a desplegarse.

Los pétalos están muy cerca unos de otros como un paraguas, y parecen abrirse casi con la misma rapidez. En una misma planta pueden abrirse tres o cuatro flores en una sola tarde. Sus pétalos de color amarillo limón son anchos, y las plantas pueden llegar a medir entre un metro y un metro y medio de altura.

Los pétalos son tan pálidos que pueden verse fácilmente al atardecer, y a veces incluso de noche. Como se abren al caer la noche, la mayor parte del polen de la onagra es transportado por insectos nocturnos, como las polillas.

Algunas flores se pliegan por la noche y solo se abren en las horas soleadas del día. Pero a la onagra no le asusta la oscuridad; es entonces cuando lucen más bonitas. Pide hoy a Dios que te ayude a tener la belleza y la valentía de la onagra, incluso aunque a veces este mundo parezca oscuro y lleno de maldad.

Vicki.

- Vicki Redden se graduó en 1996 de la Universidad Adventista del Sur. Ella y su esposo, Ron, ambos niños en el fondo, tienen 11 sobrinos y sobrinas (¡al último recuento!) y dos perros: Molly y Alix. Ella está atenta a los héroes de Dios desde su hogar en Maryland.

- Dee Litten Reed creció en una granja en Virginia, rodeada de los animales de granja habituales, así como de algunas criaturas salvajes que rescató. Le encanta visitar zoológicos y acuarios con su nieto, Tommy, y observar ballenas navegar por la costa de Ventura, California.

- Joelle Reed Yamada se tomó un año libre de dar clases de religión en la escuela secundaria para viajar sola por el mundo. Ella y su marido, Brent, viven en una granja lechera en Inglaterra, donde ella enseña psicología y está aprendiendo todo sobre cómo ser una granjera inglesa. Se esfuerza mucho por mantener a su perra, Nala, fuera de problemas.