Categories

Archivos

Aves Mesoneras

Matinal para Menores 2024

Fíjense en los cuervos: no siembran, ni cosechan, ni tienen granero, ni troje; sin embargo, Dios les da de comer. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves!

Lucas 12: 24

El rey y la reina de Israel eran muy malvados. De hecho, la Biblia dice que el rey Acab hizo más cosas malas para provocar a Dios que todos los reyes de Israel juntos. Era un hombre verdaderamente malo.

Como Acab había vuelto malvada a toda la tierra, Dios envió una sequía al país entero. Sin lluvia, todo moriría. Sin lluvia, no crecería ningún alimento. Sin duda, Acab recibiría lo que se merecía, pero lo complicado aquí fue que Dios le pidió al profeta Elías que le dijera esto a Acab en persona. ¿Te imaginas el miedo que debió de sentir Elías al darle esta mala noticia al rey? ¡El rey podría ordenar que lo mataran!

Sí, Elías estaba asustado, pero trabajaba para un Dios poderoso. Le comunicó el mensaje al rey Acab y luego se dirigió al arroyo de Querit, donde Dios le había dicho que fuera. Dios tenía un plan maravilloso. Cada mañana y cada tarde, unos cuervos, que son unas grandes aves negras, visitaban a Elías y le llevaban comida. Se cree que los cuervos alimentaron así a Elías durante un año. Dios pudo haber enviado ángeles para alimentar a Elías, pero en su lugar eligió grandes cuervos negros.

¿Te ha traído alguna vez un pájaro algo de comer? Probablemente no. La mayoría de las aves se pasan el día recogiendo comida para sí mismas. Es un milagro aun mayor que Dios eligiera a los cuervos, porque son animales egoístas que comen casi cualquier cosa, incluso animales muertos. Se sabe de bandadas de cuervos que se abalanzan y destruyen cosechas enteras.

Dios cuida de su creación. El versículo de hoy dice que él cuida de los cuervos, aunque no se molesten en cultivar un huerto ni en mantener un almacén. Si él cuida de las aves, piensa cuánto más cuidará de ti.

Julie.

- Vicki Redden se graduó en 1996 de la Universidad Adventista del Sur. Ella y su esposo, Ron, ambos niños en el fondo, tienen 11 sobrinos y sobrinas (¡al último recuento!) y dos perros: Molly y Alix. Ella está atenta a los héroes de Dios desde su hogar en Maryland.

- Dee Litten Reed creció en una granja en Virginia, rodeada de los animales de granja habituales, así como de algunas criaturas salvajes que rescató. Le encanta visitar zoológicos y acuarios con su nieto, Tommy, y observar ballenas navegar por la costa de Ventura, California.

- Joelle Reed Yamada se tomó un año libre de dar clases de religión en la escuela secundaria para viajar sola por el mundo. Ella y su marido, Brent, viven en una granja lechera en Inglaterra, donde ella enseña psicología y está aprendiendo todo sobre cómo ser una granjera inglesa. Se esfuerza mucho por mantener a su perra, Nala, fuera de problemas.