Categories

Archivos

“Lo que comienza con ira termina en vergüenza”. – Benjamín Franklin

Matutina de Adolescentes

«Pero yo digo: ¡no hagas juramentos! No digas: «Por el cielo!’, porque el cielo es el trono de Dios. Y no digas: ‘¡Por la tierra!’. porque la tierra es donde descansa sus pies. Tampoco digas: ‘¡Por Jerusalén!’, porque Jerusalén es la ciudad del gran Rey. Ni siquiera digas: ¡Por mi cabeza!’, porque no puedes hacer que ninguno de tus cabellos se vuelva blanco o negro»

Mateo. 5:34-36, NTV

Hay una historia extraña sobre el apóstol Pablo que quizá no recuerdes.

Pablo acababa de llegar a Jerusalén y, como sucedía casi en todos los lugares a donde él iba, se juntó un grupo de judíos que querían matarlo. Pero, esta vez fue diferente. Cuarenta hombres se comprometieron bajo solemne juramento a no comer ni beber hasta haber matado a Pablo.

Esto era un poco loco porque, en ese entonces, Pablo estaba bajo la protección del comandante romano. Estos hombres necesitaban un plan, y lo necesitaban con urgencia, o les daría mucha sed. Así que les dijeron a los dirigentes judíos que invitaran a Pablo a una reunión del Concilio como si quisieran investigar un poco más su caso. Entonces, mientras los soldados romanos trasladaban a Pablo para que asistiera al Concilio, los atacarían y asesinarían a Pablo.

Lamentablemente para los judíos, al comandante romano le llegaron noticias del plan y, esa misma noche, envió a Pablo a otra ciudad, protegido por 470 soldados.

Así que los cuarenta complotados se fueron a dormir con bastante sed y un poco de hambre. Pasaron cinco días antes de que Pablo consiguiera una audiencia con Félix, el gobernador local. Los judíos que se habían comprometido bajo juramento deben de haber estado un poco menos enojados y con mucha más hambre. Y estoy seguro de que la mayoría habrá tomado algún sorbo al lavarse la cara a la mañana.

Pasaron dos años, y Pablo todavía permanecía bajo la protección de las autoridades romanas donde los conspiradores no podían llegar a él. ¿Murieron todos de hambre? Lo dudo. Probablemente, aparecieron en la mesa luego de algunos días y actuaron como si nada hubiese pasado. Los planes que comenzaron con ira terminaron en vergüenza.