Categories

Archivos

El hijo del noble

Matutinas para Menores 2020

«El padre cayó entonces en la cuenta de que era la misma hora en que Jesús le dijo: «Tu hijo vive”; y él y toda su familia creyeron en Jesús».

Juan 4:53

-Un día, Jesús estaba en Caná de Galilea cuando se le acercó un alto oficial del rey que tenía a su hijo muy enfermo -comenzó hablando la mamá-. Le pidió al Maestro que fuera a su casa antes de que su hijo muriera, para que lo sanara; pero su casa estaba lejos, en Capernaúm.

—Necesitaba que se apurara para que alcanzara a salvar a su hijo —exclamó Susana.

-Claro, pero Jesús iba rodeado de un montón de gente -dijo la mamá— que le impedían caminar rápido. Al escuchar Jesús la petición del hombre, quiso probar su fe y le dijo que solamente viendo milagros iba a creer. El oficial del rey le volvió a suplicar que se apresurara a ir a su casa; entonces Jesús, viendo que tenía fe, le respondió que se fuera solo, pues su hijo ya había sido sanado.

El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y en vez de correr para regresar a su casa y comprobarlo, se fue tranquilo. Al otro día iba feliz, y cuando sus criados le salieron al encuentro para decirle que su hijo estaba sano, el hombre les preguntó a qué hora se había sanado su hijo.

Era la misma hora en que Jesús le había dicho que su hijo estaba sano. Al llegar a casa, contó a su familia lo que había sucedido, y creyeron todos en Jesús. Pronto se dio a conocer este milagro. La familia del hombre estaba tan agradecida que dio testimonio de que Jesús era el Mesías; por eso, cuando Jesús visitó Capernaúm, había personas interesadas en escucharlo.

¡Qué importante es nuestro testimonio para que otros también tengan interés en saber de Jesús!

Tu oración: Querido Dios, ayúdame a dar un buen testimonio.

¿Sabías qué?

A Capernaúm se le llamó «la ciudad de Jesús».