Categories

Archivos

El camino para lograr la igualdad

“Esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos”

1 Pedro 2:15, RVR 95

El día internacional de la Mujer se conmemora en casi todos los países del mundo. La fecha varía, pero los objetivos de dicha cele­bración son los mismos: conmemorar los inicios de la lucha en pro de la igualdad de derechos de las mujeres con respecto a los hombres, la lucha por la participación de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad y la eman­cipación y el desarrollo de las mujeres en el mundo. Aunque la situación de la mujer ha mejorado a través de los años, todavía queda un largo camino por recorrer, sobre todo en algunos países. 

De acuerdo con algunos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geo­grafía de México, el 50 % de las agresiones sexuales se comete contra niñas menores de dieciséis años; 603 millones de mujeres viven en países donde la violencia doméstica no se considera delito; el 70 % de las mujeres de todo el mundo asegura haber sufrido una experiencia física o sexual violenta en algún momento de su vida; y más de 60 millones de niñas se casan antes de los 18 años. Sin duda son datos que dan mucho que pensar.

Las autoridades mundiales han decidido propulsar los derechos de las mujeres para mejorar su calidad de vida. Aunque es frecuente enterarnos de las iniciativas al respecto, todavía es una tarea no terminada. 

Es posible que muchas de nosotras seamos parte de estas estadísticas, y con dolor estemos intentando sobreponernos a experiencias de abuso, gra­cias en parte a la ayuda de grupos de apoyo. Esto es bueno pero, sobre todo, es importante que la igualdad que Dios nos dio al crearnos sea rescatada, culti­vada y conservada de acuerdo con su divina voluntad. Las luchas entre hombres y mujeres, arrebatar roles, levantar la voz para denigrar al otro sexo o despreciar el lide­razgo de los varones son vías equivocadas que solo acentúan la desigualdad. 

Creo sinceramente que la única manera de encontrar igualdad con el sexo complementario es siendo cada día más mujer. La esencia de una mujer se puede resumir en unos cuantos adjetivos: somos color, aroma, belleza, pasión, dulzura y fortaleza. Enorgullécete de la manera exquisita en que fuiste creada, y muestra al mundo que eres hechura de Dios.

Erna Alvarado Poblete es licenciada en Pedagogía y Psicología educativa; tiene un máster en Relaciones familiares y estudios de postgrado en Desarrollo humano. Es conferencista y autora de varios libros, entre ellos Reflexiones para la mujer, de este mismo sello editorial. Aunque nacida en Chile, lleva cuarenta años viviendo en México.