Categories

Archivos

Algo mejor

Devocional adventista para adultos 2022

Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre.

Hebreos 6: 10

¿HAY EN TU VIDA ALGÚN MAL HÁBITO que te ha costado superar? ¿Algún pecado acariciado? Si tu respuesta a cualquiera de estas preguntas es afirmativa, quizá te pueda ayudar la experiencia de Benjamín, de la cual escriben Mark Finley y Steven Mosley.*

Benjamín había viajado por toda Europa en busca de curas para enfermedades que solo existían en su mente, pero sin resultado alguno. El caso es que en una de sus tantas consultas se topó con un médico cristiano, el Dr. Paul Tournier, quien percibió que los problemas de salud de Benjamín no eran de naturaleza física sino espiritual. Por supuesto, el doctor no se lo dijo. En cambio, le pidió que le hablara de su vida.

Entre otras cosas, Benjamín le contó que cuando su hijo era todavía muy pequeño, su madre lo llevó a visitar a sus abuelos en el extranjero. Cuando llegó el tiempo de regresar, Benjamín le pidió a su esposa que ella regresara sola y que dejara al niño con sus abuelos. Ella así lo hizo, pero la idea no pudo ser peor porque el niño enfermo y al poco tiempo murió. Esa tragedia, en opinión del Dr. Tournier, marcó el comienzo de los problemas de salud de Benjamín. Ahora, ¿qué podía él decirle a este pobre hombre que lo colocara en la ruta a la sanidad?

Sin rodeos, le dijo que ante él se extendían dos caminos. Uno, el que hasta ahora había seguido y que lo había mantenido de clínica en clínica. El otro, el que el Señor Jesucristo lo invitaba a transitar. Un camino que nunca transitaría solo, pues Jesús siempre lo acompañaría.

-Quiero elegir la ruta del Señor Jesucristo -dijo Benjamín—, pero necesitaré ayuda.

Fue así como Benjamín comenzó a estudiar la Palabra y a orar. A medida que lo hacía, hablaba cada vez menos de sus problemas de salud. Llegó el día en que decidió realizar «algunas obras de amor», comenzando con su propia esposa: le pidió perdón por haberla herido, le habló del amor de Dios y le propuso que reanudaran su relación.

Según escriben Finley y Mosley, Benjamín «llegó a convertirse en un adulto saludable». ¿Cuál había sido la clave de su transformación? Su decisión de realizar «algunas obras de amor» lo colocó en la ruta de la victoria; la ruta en la que vencemos con el bien el mal; en la que reemplazamos la vieja vida, los viejos hábitos, por una vida nueva. Este es un buen día para reemplazar lo peor con lo mejor; una nueva vida en la que Jesús es el centro y en la que realizamos «algunas obras de amor» para la gloria de su nombre.

Padre celestial, ¿qué obras de amor podría yo realizar hoy, que glorifiquen tu nombre?

*Mark Finley y Steven Mosley. Una religión eficaz, APIA, 1998, pp. 45-59

Fernando Zabala, ya jubilado, ha servido como profesor, pastor, rector universitario, conferencista, editor y exdirector de la revista "Prioridades", además de ser el autor de varios libros, entre los que se destacan "Todo no da igual, A pesar de nuestras diferencias, me casaría de nuevo contigo y Saber vivir". Fernando Zabala está casado con Esther y juntos tienen dos hijos: Fernando Jr. y Mayerling; y tres nietas: Alexa, Amber y Annabella.