Categories

Archivos

Ley Contra el Escupitajo

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Si ustedes escuchan atentamente la voz del Señor su Dios y hacen lo que es correcto ante sus ojos […] entonces no les enviaré ninguna de las enfermedades que envié a los egipcios, porque yo soy el Señor, quien los sana.

Éxodo 15: 26, NTV

En este día de la historia, el Departamento de Salud de los Estados Unidos introdujo una nueva ley en la ciudad de Nueva York. ¿El año? 1896. ¿La ley? No escupir. ¡¿No escupir?! Después de pensarlo un poco, parece una ley razonable. Nadie quiere pisar escupitajos en las aceras o en el metro. Nadie quiere sentarse en un escupitajo en las escaleras de un edificio, ni olerlo en un caluroso día de verano. Pero esa no era la razón de la ley. No. Y la ley no se redactó porque escupir se considerara incivilizado, incluso en una escupidera (que también es asqueroso). La ley se redactó y entró en vigor porque los funcionarios de la ciudad y de la sanidad intentaban evitar la propagación de enfermedades contagiosas como la tuberculosis, la gripe, el cólera, la disentería y la fiebre tifoidea. Se dieron cuenta de que la saliva contiene algunas de las peores bacterias del cuerpo humano.

Una de las peores epidemias de la historia de la humanidad se produjo a principios del siglo XX. La influenza arrasó el mundo, causando 20 millones de muertes, incluidas 500,000 en los Estados Unidos. Esta enfermedad mató a más personas en los Estados Unidos que cualquier guerra, y las víctimas en todo el mundo morían a un ritmo más rápido de lo que podía matar incluso el hambre. Y ahora, el COVID-19 ha causado una epidemia que ha matado a millones de personas en todo el mundo. Estas horribles epidemias muestran lo desastrosas que pueden ser las enfermedades infecciosas.

En los Estados Unidos, las muertes por enfermedades infecciosas habían disminuido considerablemente durante los últimos cien años anteriores al COVID-19. La disminución de la muerte de bebés y niños ha tenido mucho que ver con esta disminución. En 1900, el 30% de las muertes se producían en niños menores de cinco años. En 1997, ese porcentaje se redujo al 1.4. En 1900, la neumonía, la tuberculosis, la diarrea y la difteria causaban un tercio de todas las muertes; hoy, solo el 4.5% de las muertes son causadas por estas enfermedades.

Dios se entristece por todas las epidemias que destruyen a su amada familia humana. Algún día vendrá otra vez y pondrá fin a todo esto. Hasta que él aparezca en el cielo, hay algunas cosas que podemos hacer para mantenernos sanos, como comer bien, hacer ejercicio regularmente y no escupir en público.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.