Categories

Archivos

Camellos Del Ejército de Los Estados Unidos

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Luego dijo Dios: «Produzca la tierra seres vivientes según su especie: bestias, serpientes y animales de la tierra según su especie»

Génesis 1: 24, RV95

Los camellos son de los animales más singulares del zoológico de Dios. Antes de los días de los camiones y los trenes, los camellos se utilizaban para transportar personas y mercancías. También se usaban en batallas. Aunque no eran tan rápidos como los caballos, la gente confiaba en ellos no por su velocidad, sino por su resistencia. Al atravesar los aparentemente interminables desiertos de Oriente Medio, podían viajar durante semanas sin una queja. Los camellos almacenan comida y agua en sus jorobas, algunos con una y otros con dos, y pueden vivir de este combustible durante mucho tiempo. Pueden aguantar días, incluso semanas, con muy poca comida y agua.

Y esa es la razón por la que el ejército estadounidense decidió utilizar camellos como vehículos para explorar y colonizar el suroeste americano. Tras la Fiebre del Oro de California en 1849, surgió la necesidad de facilitar un viaje seguro a los miles de norteamericanos que se desplazaban por el gran desierto. Los esfuerzos por construir un ferrocarril transcontinental se habían estancado, por lo que los mandos militares de Washington sugirieron que el ejército experimentara con camellos para transportar suministros y personas a través de las escarpadas tierras vírgenes. Se pensó que los camellos; en el clima seco del oeste, serían más duraderos y menos costosos que los caballos.

Así que enviaron al comandante H. C. Wayne en un viaje a Oriente Medio para que trajera un cargamento de camellos. En este día de 1856, llegaron 53 camellos a Texas para presentarse al servicio. Al principio, los camellos parecían ir bien y, como todo el mundo esperaba, eran fiables, necesitaban poca agua y se contentaban con ramonear en matorrales y hierbas duras. Sin embargo, pronto quedó claro que los pies acolchados de los camellos no podían sostenerse en el terreno rocoso del suroeste. Además, asustaban a los caballos, y los soldados del ejército se cansaron de lidiar con estas bestias tan tercas. Después de la Guerra Civil, algunos de los camellos fueron subastados y otros escaparon al desierto del oeste de Texas, donde vivieron después de su trabajo para el ejército.

Los camellos no son las únicas criaturas que Dios creó para tener una resistencia increíble. Algunos peces pueden vivir en estado latente en el lodo de estanques y lechos de arroyos secos. Los albatros pueden volar durante semanas sobre el mar abierto, viviendo solo de los pocos peces que pueden capturar. ¿Crees que podemos aprender rasgos de carácter del gran zoológico de Dios?

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.