Categories

Archivos

La Tostadora Automática

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Los israelitas quedaron perplejos al ver eso y se preguntaban unos a otros: «¿Qué es esto?». […] Entonces Moisés les dijo: «Este es el pan que el Señor les da para comer.

Éxodo 16: 15, NTV

En este día de 1919 se inventó la tostadora automática. Charles Strite, de Minnesota, Estados Unidos, la diseñó para que el pan pudiera calentarse y luego ser expulsado cuando se hubiera tostado correctamente. Un pequeño fuego en el interior de la tostadora hacía el truco en aquellos días, pero, por supuesto, las tostadoras actuales utilizan pequeños cables eléctricos para calentar el pan. ¿Quién hubiera pensado que valdría la pena inventar una pequeña máquina que sostuviera un trozo de pan, lo dorara por ambos lados y luego expulsara las rebanadas en el momento justo?

Tenemos todo tipo de máquinas en nuestras casas, diseñadas para hacer pequeñas cosas que nos da pereza hacer nosotros mismos, o que simplemente queremos hacer más rápido; entre esas máquinas se encuentran los trituradores de hielo, los abrelatas eléctricos, los hornos tostadores, los procesadores de alimentos y los microondas. ¿Y de dónde sacamos exactamente la idea de los PopTarts? De una tostadora, por supuesto. Los diseñaron para que cupieran en una tostadora que inventamos porque no queríamos tomarnos el tiempo de tostar el pan en un horno como han hecho nuestros antepasados durante siglos. Tarde o temprano, alguien inventará una máquina que haga los Pop-Tarts y luego los ponga en la tostadora por nosotros.

Cuando las masas israelitas salieron a toda prisa de Egipto y empezaron a vagar por el desierto, les dio hambre y pidieron a Dios que les diera comida. Él inventó algo para ellos, algo totalmente nuevo para los terrícolas. La Biblia no lo menciona ni antes ni después de la travesía por el desierto. Lejos de la comida normal que había que preparar y cocinar, era comida instantánea y lista para comer. Cuando se lo llevaron a la boca, no era parecido a nada que hubieran probado antes, por lo que lo llamaron «maná». En su idioma hebreo, «maná» significa «¿qué es?». ¡Eso es lo que se llama un gran desayuno! Encajaría perfectamente en nuestra cultura actual, junto con los abrelatas eléctricos, los procesadores de alimentos y las Pop-Tarts.

A veces esperamos que Dios sea una fuente de satisfacción instantánea, previamente envasada y del tamaño de un bocado. Esperamos impacientemente que nos de lo que queremos y que arregle todos nuestros problemas cuando nosotros queremos. Pero Dios no es un atajo sobrenatural listo para nuestra conveniencia. Se tomó su tiempo para crearnos, y tenemos que aprender a confiar en él.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.