Categories

Archivos

Puerto Pirata es Destruido Por un Terremoto

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Jehová conoce el camino de los justos, mas la senda de los malos perecerá.

Salmos 7: 6, RV95

Jamaica es uno de los mejores lugares turísticos del Caribe, y su rica cultura contribuye a su atractivo. Además, también tiene una historia muy intrigante. Los conquistadores europeos llegaron a sus costas paradisíacas, los piratas eligieron sus exóticos puertos para esconderse y, durante cientos de años. la iglesia cristiana ha luchado contra las oscuras fuerzas de la superstición y el espiritismo.

Una ciudad jamaicana se convirtió en un famoso refugio para la piratería, el contrabando y la brujería vudú: Port Royal, donde hoy se encuentra Kingston. En el siglo XVII fue descrita como la ciudad más perversa y pecaminosa del mundo. Y cuando un gran terremoto devastó esta ciudad portuaria, mucha gente, como es lógico, sintió que el sismo era un juicio directo de Dios.

Los terremotos son comunes en la isla, pero normalmente lo que hay son solo pequeños temblores. Sin embargo, el 7 de junio de 1692, tres potentes terremotos sacudieron Jamaica, y poco después se produjo un gran tsunami. Como resultado, gran parte de Port Royal quedó bajo 12 metros [40 pies] de agua. ¡Las aguas subieron tanto que un barco que estaba en el puerto terminó sobre el techo de un edificio! Como la isla no tenía mucho lecho de roca, los terremotos hicieron que el suelo se hundiera y los edificios quedaron enterrados. Al final, todos los edificios de la ciudad fueron destruidos, incluidos dos fuertes. Miles de personas murieron durante los terremotos y el tsunami, y en los deslizamientos de tierra que continuaron después. Una de las imágenes más espantosas fue la de los cadáveres del cementerio flotando en el puerto junto a las víctimas recientes del desastre. Comenzaron los saqueos generalizados, y miles de personas más murieron en las semanas siguientes debido a enfermedades y heridas.

Entonces, ¿fue el terremoto realmente un juicio de Dios? Solo Dios lo sabe, pero una cosa es cierta: en Port Royal vivían cientos de piratas traicioneros, hombres rudos que habían robado y matado por todo el Caribe. Estaba lleno de las formas más oscuras de espiritismo conocidas. Al igual que las ciudades bíblicas de Sodoma y Gomorra, Port Royal no era un lugar donde a los ángeles les gustara estar. Aun así, Dios en su misericordia preservó las vidas de muchos, y hoy Jamaica tiene una de las poblaciones cristianas más fuertes del mundo.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.