Categories

Archivos

Alcohólicos Anónimos

Devocional adventista para adoslescentes 2022

El vino hace insolente al hombre; las bebidas fuertes lo alborotan; bajo sus efectos nadie actúa sabiamente.

Proverbios 20: 1, DHH

Imaginemos lo que es ser alcohólico. Bebes todo el tiempo. Quieres una cerveza temprano en la mañana, tal vez incluso antes de ir a la escuela o al trabajo. Es un trago rápido que te tomas junto con el vaso de leche del desayuno. Luego te llevas un poco más en una botella de agua o en un termo para poder tomarla en el almuerzo. Es una larga espera hasta la salida del colegio o del trabajo, y entonces puedes ir por fin a un parque tranquilo y tomarte unas cervezas que has guardado en la mochila. O quizá vayas a «estudiar a casa de un amigo que tiene el mismo problema. En casa pasas más tiempo del que te gustaría en tu habitación, viendo algo de televisión quizás, y esperando que a tu familia no le parezca extraño que no seas la persona que solías ser. Si eres adulto, es legal. Si eres menor de edad, te preguntas cómo has podido ocultarlo todo este tiempo.

Cada vez más adolescentes son alcohólicos. Se inician en el hábito viendo beber a mamá o a papá, o a la tía María o al abuelo. O tal vez caen en la adicción al alcohol por influencia de sus amigos. Sea cual fuere la razón, hay esperanza, gracias a Alcohólicos Anónimos. La organización de los Doce Pasos fue creada por Bill W. y el doctor Robert Smith para ayudar a las personas que quieren liberarse del alcohol. Eso fue hace más de 85 años, el 10 de junio de 1935.

Hoy en día, las sesiones de grupo ofrecen a sus miembros la oportunidad de responsabilizarse de su debilidad. La organización enseña a los alcohólicos que necesitan un poder superior que les ayude a escapar de las garras de la botella. En la actualidad hay más de 100,000 grupos de Alcohólicos Anónimos en 150 países, con más de 2 millones de miembros en todo el mundo. La organización que fundaron Bill W. y el doctor Smith ha ayudado a millones de personas a abandonar sus antiguos hábitos mediante la oración y el intercambio, porque eso es exactamente lo que pretende su organización.

También hay organizaciones que ayudan a las personas con otras adicciones: Narcóticos Anónimos, Cocaína Anónimos, Jugadores Anónimos, Adictos al Sexo Anónimos… Como un ejército, estas organizaciones proporcionan apoyo y fuerza para dejar los hábitos de la adicción.

Jesús quiere ayudar a los adictos. Él puede curar a los alcohólicos de su terrible maldición. Él es el poder superior al que cada miembro de Alcohólicos Anónimos y cualquier otra persona puede acudir. Solo a través de él se pueden superar verdaderamente los hábitos de este viejo mundo pecaminoso. ¡Alabado sea Dios por una esperanza como esta!

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.