Categories

Archivos

Fieles a Dios, sin importar las circunstancias

Devocional adventista para adultos 2022

Cuando ustedes sean entregados, no se preocupen por lo que han de decir, ni por cómo habrán de decirlo, porque en ese momento se les dará lo que tienen que decir.

Mateo 10: 19, RVC

SIEGFRIED KAUFMAN había escrito al ejército alemán pidiendo que se le eximiera del servicio obligatorio. Pero la carta que tenía en sus manos decía que debía presentarse en el batallón 42, cerca de Frankfurt. ¿Qué respondería él cuando lo obligaran a portar armas?

Esa noche, según nos cuenta Bradley Booth, Siegfried y sus padres oraron. «Por favor, Señor -dijo el papá -, ayuda a Siegfried a serte fiel, no importa las circunstancias. Sé su amparo y fortaleza».*

La primera gran prueba para Siegfried se presentó cuando se negó a empuñar un arma, en la práctica de tiro. El sargento encargado lo encaró, pero Siegfried alegó que él no usaría el arma, por razones de conciencia. Entonces el sargento lo insultó y luego lo envió al coronel, quien ordenó que lo encerraran en «el hoyo», una celda subterránea sin iluminación, donde debía dormir en el suelo húmedo.

Cuando lo sacaron del hoyo, ya estaba por comenzar el sábado. Antes de dormir, Siegfried leyó, entre otros textos bíblicos, Josué 1: 9: «Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente». Temprano en la mañana, le esperaba la sesión de entrenamiento. Cobrando valor, Siegfried explicó al sargento que no podía participar porque debía observar el santo día de reposo.

— ¿El santo día de qué?-gritó el sargento.

Siegfried trató de explicar, pero el sargento tomó su pistola y con la cacha lo golpeó salvajemente, mientras maldecía. Luego lo envió de regreso al «hoyo». Ahí Siegfried recordó al profeta Daniel en el foso de los leones; y meditó en Mateo 10: 19, nuestro versículo de hoy. Entonces lo llevaron ante un tribunal militar, por insubordinación.

–¿Qué alega en su defensa? –preguntó el oficial. -Mi creencia en Dios requiere de mí ser fiel a las verdades de la Biblia.

Mientras explicaba cuáles eran esas verdades, un ambiente solemne parecía impregnar el atestado salón. Intrigado por lo que escuchaba, el oficial pidió que trajeran una Biblia. Y mientras la buscaban, le preguntó a Siegfried si podía repetir de memoria los pasajes bíblicos que hablaban del sábado. Uno a uno, los repitió. Entonces el oficial, dirigiéndose al capellán del batallón, un pastor luterano, le preguntó:

— ¿Sabe usted algo de lo que este joven está diciendo?

—Si estamos hablando de la observancia del sábado, en lugar del domingo, él tiene la razón. La Biblia es clara al respecto.

Al final, Siegfried fue absuelto del cargo de insubordinación. Dice el relato que muchos de los oficiales presentes lo rodearon para felicitarlo y para pedirle más información sobre el sábado bíblico. Ese día, Siegfried les repartió tratados misioneros

Ayúdame, Señor a serte fiel, hoy y siempre, sin importar las circunstancias.

*Miracle on the Mountain, Pacific Press, 2012, pp. 7-32.

Fernando Zabala, ya jubilado, ha servido como profesor, pastor, rector universitario, conferencista, editor y exdirector de la revista "Prioridades", además de ser el autor de varios libros, entre los que se destacan "Todo no da igual, A pesar de nuestras diferencias, me casaría de nuevo contigo y Saber vivir". Fernando Zabala está casado con Esther y juntos tienen dos hijos: Fernando Jr. y Mayerling; y tres nietas: Alexa, Amber y Annabella.