Categories

Archivos

«Recuerda el pato»

Devocional adventista para adultos 2022

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Romanos 8: 33, 34

A JUANCITO NO LE GUSTABA LAVAR LOS PLATOS; mucho menos cuando I Sally, su hermana, se lo pedía. Pero esa tarde, justo después del almuerzo, Juancito aceptó sin chistar la tarea que tanto detestaba. ¿Qué había producido en él semejante cambio?

Max Lucado nos cuenta la historia. Dice él que esa mañana Juancito había estado tomando puntería con su honda. Como de costumbre, no había acertado ni una sola vez, pero eso no lo había sorprendido porque él sabía lo malo que era en esto de dar en el blanco. Ya de regreso a casa, Juancito divisó a lo lejos al pato favorito de la abuela. Seguro de que una vez más fallaría, apuntó con su honda, y disparó. ¡La piedra dio justo en la cabeza del pato, y lo mató! Sin saber qué hacer, Juancito escondió «el cuerpo del delito», pero cuando miró alrededor, observó que Sally había presenciado la escena. En ese momento comenzó la tortura.

Cuando, más tarde ese día, la abuela le recordó a Sally que debía lavar los platos, ¿qué crees que hizo Sally?

– Juancito me dijo que él los quería lavar. ¿Verdad, Juancito? Y, mientras esto decía, Sally susurró a Juancito: «Recuerda el pato».

Sin protestar, Juancito lavó los platos ese día, y también el siguiente, y el siguiente… Cada vez que quería acabar con la tortura, ella susurraba: «Recuerda el pato». Hasta que un día Juancito decidió confesar su pecado a la abuelita. No imaginó la sorpresa que lo esperaba. Resulta que desde el primer día la abuelita lo sabía todo, pues ella había estado mirando por la ventana cuando el accidentalmente mató el pato. Pero no solo sabía del accidente, sino también del soborno de Sally

-Ya me estaba preguntado -le dijo cariñosamente a Juancito— cuánto tiempo ibas a permitir que Sally te siguiera esclavizando.

Desde el primer día Juancito ya había sido perdonado, pero su conciencia lo estuvo martirizando todo el tiempo. ¿Por qué? Porque, como bien dice Lucado, ¡estuvo prestando atención a las palabras de su acusador!*

¿Has estado tú cometiendo el mismo error? Cuando, por haber pecado, Satanás te quiera acusar, y te quiera hacer creer que no hay esperanza para ti, recuérdale nuestro versículo para hoy: nadie te puede acusar, mucho menos condenar, porque Cristo murió por ti, resucitó por ti, y ahora está intercediendo por ti. ¿Se puede pedir más?

Bendito Jesús, gracias porque tu sangre preciosa me ha limpiado de todo pecado y de toda maldad. Y ya perdonado, ¿quién me puede acusar? ¿Quién me puede condenar?

*Max Lucado, In the Grip of Grace. You Can’t Fall Beyond His Love, Word Publishing, 1996, p. 176.

Fernando Zabala, ya jubilado, ha servido como profesor, pastor, rector universitario, conferencista, editor y exdirector de la revista "Prioridades", además de ser el autor de varios libros, entre los que se destacan "Todo no da igual, A pesar de nuestras diferencias, me casaría de nuevo contigo y Saber vivir". Fernando Zabala está casado con Esther y juntos tienen dos hijos: Fernando Jr. y Mayerling; y tres nietas: Alexa, Amber y Annabella.