Categories

Archivos

La Primera Bebé Nacida Por Fecundación in Vitro

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Así como no sabes por dónde va el viento ni cómo se forma el niño en el vientre de la madre, tampoco entiendes la obra de Dios, creador de todas las cosas.

Eclesiastés 17: 5, NVI

¡Es una niña! Se llama Louise Joy Brown, y su nacimiento, el 25 de julio de 1978, fue noticia internacional: la primera bebé del mundo concebida mediante fecundación in vitro. La primera bebé de probeta del mundo. Por supuesto, no pasó nueve meses en un tubo de ensayo. El óvulo de su madre fue fecundado por el esperma de su padre «in vitro», es decir, en una placa de Petri, en condiciones muy especiales. Es una especie de último recurso para las parejas infértiles.

El óvulo de la madre debe salir del ovario y nadar a través de un espacio abierto hasta la trompa de Falopio, por encima del útero, antes de encontrarse con el esperma que espera fecundarlo. Las probabilidades de que todo esté perfectamente alineado son bastante escasas. Y, sin embargo, esto ocurre miles de veces al día.

Que resulte un bebé por fecundación in vitro es un verdadero milagro. Que los científicos hayan sido capaces de lograrlo es una maravilla de nuestra era moderna. Tras la fecundación in vitro, el óvulo debe implantarse en el útero de la madre. Nada de esto es barato. El costo se acerca a los 13,000 dólares por un ciclo, sin garantía alguna de que se produzca un embarazo. Todo ese trabajo para provocar algo que por otro lado parece tan natural. Sin embargo, es una bendición para aquellos que anhelan ser padres. Y aquí hay una actualización. Louise Joy tiene una hermana menor, Natalie, que también fue una bebé probeta. Y Natalie fue la primera bebé probeta que, años después, dio a luz ella misma, de manera natural.

La fecundación in vitro es ahora algo habitual. Desde 1978 han nacido cientos de miles de niños mediante este procedimiento. Tras el nacimiento de Louise Joy, los médicos la vigilaron de cerca para ver si desarrollaba problemas debido a su fecundación in vitro. Pero fue una niña normal y feliz.

Que Dios pueda crearnos a todos a su imagen y semejanza es increíblemente alucinante, pero que nos haya formado con la capacidad de hacer pequeñas copias de nosotros mismos a su imagen y semejanza, ¡es realmente genial! Cuánto anhelo ver qué más nos tiene reservado cuando lleguemos al cielo.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.