Categories

Archivos

Belle Boyd, Espía

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Engañosa es la gracia y vana la hermosura, pero la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

Proverbios 31: 30, RV95

Belle Boyd nació diecisiete años antes del comienzo de la Guerra entre los Estados, en una gran plantación del valle de Shenandoah, en Virginia. La guerra apenas había comenzado cuando los soldados de la Unión entraron en su casa y quisieron ondear su bandera sobre la casa. Cuando uno empujó a su madre, ella sacó una pistola y le disparó. Los oficiales de la Unión la interrogaron y decidieron que el disparo estaba justificado. Poco después, la señorita Boyd comenzó a espiar para la Confederación, utilizando el hotel de su padre como tapadera. A menudo, durante sus misiones de infiltración en territorio enemigo, coqueteaba y charlaba con los soldados y oficiales de la Unión para obtener información sobre las próximas batallas. Finalmente, alguien la descubrió y fue desterrada al Sur.

Dos meses más tarde, volvió a hacer de las suyas y, desafiando el fuego enemigo que le hizo un agujero de bala en sus faldas, entregó información sensible al general «Stonewall» Jackson. Esta valiosa información dio ventaja a los confederados y les ayudó a derrotar al general Nathaniel Banks y sus fuerzas en la batalla de Winchester. En otra ocasión, la señorita Boyd entregó a dos corteses soldados de caballería de la Unión a los piquetes confederados como prisioneros de guerra. ¿Su crimen? La acompañaron inocentemente a su casa a través de las líneas confederadas.

El 29 de julio de 1862, Belle Boyd fue capturada por el ejército de la Unión y recluida en la antigua prisión del Capitolio en Washington D. C. Era la primera vez que era capturada, pero no sería la última. Poco después de ser liberada un mes después como parte de un programa de intercambio de prisioneros y enviada de vuelta a Richmond, comenzó a espiar de nuevo. La señorita Boyd fue arrestada varias veces más. En 1864 se fue a Inglaterra, donde conoció y se casó con un oficial de la Unión. Él murió poco después de terminar la guerra. Como es lógico, Belle se convirtió en actriz. También escribió un libro y dio dramáticas conferencias sobre sus años como espía.

Algunas personas creen que las circunstancias extremas hacen que la mentira y el engaño sean aceptables, pero yo no creo que Dios lo vea así. A pesar de su valentía y sus logros, Belle luchó contra una enfermedad mental y, en muchos sentidos, vivió una vida problemática. Quizá las características que le permitieron colarse entre las líneas enemigas se convirtieron en su perdición. Es algo en lo que hay que pensar.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.