Categories

Archivos

El juramento sigue pendiente

Devocional adventista para la mujer 2022

Aquel día que les alcé mi mano, jurando así que los sacaría de la tierra de Egipto a la tierra que les había provisto, la cual fluye leche y miel y es la más hermosa de todas las tierras.

Ezequiel 20: 6, RV95

Desde que Dios expulsó a Adán y Eva del hogar que les había preparado en Edén, por causa de la caída, la raza humana perdió la estabilidad. De esa manera el ser humano se introdujo en una búsqueda incesante de algo que él mismo no entiende a ciencia cierta de qué se trata, pero esa búsqueda es la manifestación del desequilibrio que surgió al perder su hogar edénico. El hombre sigue ocupado en esa búsqueda, por eso las grandes guerras se han llevado a cabo por el mismo motivo: la tierra.

Por la tierra el ser humano ha matado y se ha hecho matar. Hoy podemos ver ese anhelo en los grandes movimientos migratorios. Durante los siglos XVIII y XIX, los europeos colonizaron el mundo. Ahora el planeta está poblando Europa. Más allá del furor por el impacto de los más de un millón de refugiados que llegaron a Alemania en 2015, se encuentran grandes tendencias demográficas. La crisis actual de la migración es impulsada por las guerras en el Medio Oriente. Pero hay también fuerzas más grandes en juego que aseguran que la inmigración en Europa seguirá siendo un tema controvertido mucho después de que termine la guerra en Siria.

Otro ejemplo es la migración de cubanos hacia cualquier parte del mundo, pero de manera especial hacia los Estados Unidos. El expresidente Barack Obama pasó página a décadas de tensión entre Washington y La Habana en torno a la migración al eliminar el recurso legal que permitía conseguir la residencia a cubanos llegados ilegalmente a los Estados Unidos.

Por supuesto, estos son solo simples y pequeños ejemplos. Pero no puedo dejar de mencionar el anhelo de una tierra mejor que ha llevado a visionarios como Elon Musk a buscar la manera de emigrar a otro planeta. ¿Será posible? No lo sé. Pero el pasaje de hoy nos muestra el juramento que Dios le hizo al pueblo de Israel. Y dicho juramento sigue vigente. Hay una tierra mejor donde no habrá dolor, llanto, enfermedad ni muerte. Es la Patria celestial. Los grandes héroes de la Biblia murieron esperando el cumplimiento de esa promesa, porque @Dios quiere incluirte a ti en el cumplimiento. 

Vanesa Pizzuto es licenciada en Comunicación Social por la Universidad de La Matanza, Argentina, y tiene un máster en Educación por la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra. Es la autora de la serie de cuentos bilingües Amancay, publicada por este mismo sello editorial, así como de numerosos artículos. Trabajó como docente y como presentadora de radio para Radio Adventista de Londres. De nacionalidad argentina, Vanesa vive en Inglaterra.