Categories

Archivos

Edison lo Hace de Nuevo

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.

Filipenses 4: 8, NVI

En un día como hoy, Thomas Edison volvió a hacer historia. El 31 de agosto de 1897 patentó un invento suyo llamado kinetógrafo, que más tarde se llamaría cámara de cine. No fue el primero en desarrollar todos los conceptos que forman una cámara de cine, pero sí fue el primero en unir todos los componentes.

Para hacer una cámara necesitaba varias piezas: la parte de la cámara, una bombilla, un visor y, por supuesto, la película sobre la cual grabar. El kinetógrafo de Edison utilizaba una cámara y una película de celuloide, ambas ya inventadas por un pionero de la fotografía llamado Eastman. Y, por supuesto, Edison inventó la bombilla y el visor para utilizarlos en la parte del proyector de la cámara. A continuación, Edison construyó un pequeño estudio de cine que podía girar para darle la mejor luz solar posible.

Las primeras cámaras de cine se basaban en la fotografía fija, que llevó el concepto un paso más allá en algo llamado movimiento secuencial. Esto se hacía, por ejemplo, colocando veinticuatro cámaras unidas a cables de tropiezo tendidos a lo largo de una pista de carreras. Cuando un caballo corría, tropezaba con cada cable, haciendo que los obturadores se dispararan. Las series de fotos podían entonces proyectarse en rápida sucesión para que parecieran imágenes en movimiento. Otra idea para hacer películas se basaba en una cámara giratoria, algo así como la pistola Gatling de repetición, en la que las fotos se tomaban en una secuencia rápida mediante un cartucho de cañón giratorio.

El cine es solo uno de los legados que nos dejó Edison. Otros son la bombilla, los fonógrafos y las pilas o baterías. La mayoría de la gente se sorprende al saber que Edison inventó una versión de la cámara de cine, pero él era un hombre talentoso y brillante. Por supuesto, no tenía ni idea de lo mucho que su cámara de cine iba a cambiar el mundo del espectáculo. Los espectáculos en directo eran lo más habitual en su época, pero la cámara de cine de Edison empezaría a cambiar eso para siempre.

La mayoría de las películas de hoy no son dignas de nuestro tiempo y dinero. No están destinadas a convertirse en clásicos, y definitivamente no son lo que Jesús y sus discípulos habrían revisado en el videoclub local de Jerusalén. Decide hoy mismo ver solo películas que honren a Dios.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.