Categories

Archivos

¡No se quita ese olor!

Devocional adventista para pequeños 2022

Versículo para hoy:

Las palabras del malvado destruyen a sus semejantes.

Proverbios 11: 9

TOÑO, MARA Y LUCAS caminaban por una vereda, cuando de pronto vieron que una raya blanca con negro se movía entre los arbustos. La curiosidad de los niños los llevó a investigar qué era eso.

Cuando sus ojos alcanzaron a ver lo que era, Mara se detuvo de inmediato, diciendo a sus compañeros que se retiraran del lugar. Toño, el más grande, comenzó a gritarles: «¡Son unas gallinas! ¡Tienen miedo! ¡Vamos a ver a la mofeta! ¡No pasa nada, cobardes!».

Mara y Lucas se quedaron quietos, pero Toño seguía acercándose a la mofeta y diciendo palabras hirientes a sus amigos. Entonces tomó una rama y comenzó a molestar al animalito, como queriendo atacarlo.

De pronto, un olor fuerte y desagradable invadió el ambiente. Rápidamente, Toño se llevó las manos a la cara. No podía ver, pues la mofeta había sacado su arma maloliente para defenderse del muchachito. Por varias semanas, Toño recordó su encuentro con la mofeta, pues su piel tenía un olor desagradable.

¿Sabías que las malas palabras son como el olor fétido de la mofeta? Dañan a quienes se las dices, haciéndolos sentir mal y causando tristeza. Para que alguien las olvide, toma mucho tiempo, pues quedan grabadas en la mente y en el corazón de las personas. Si has dicho alguna palabra hiriente a tus amigos o a tus papás, pídeles perdón y dile a Jesús que cambie tus palabras.

Oración: Querido Jesús, ayúdame a decir siempre palabras de bendición a los que me rodean. Amén.

¡Hola! Soy Vanessa. ¡Me encanta trabajar con niños! Por eso soy maestra de primaria en una escuela de México. Espero que disfrutes cada día de las meditaciones de este devocional que he preparado con cariño para ti.