Categories

Archivos

El Mayflower

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Y la mujer huyó al desierto, donde Dios había preparado un lugar para que la cuidaran durante 1260 días.

Apocalipsis 12:6, NTV

En este día, en 1620, 102 pasajeros salieron de Inglaterra para navegar hacia lo que llamaban el Nuevo Mundo y Virginia (en realidad, lo que ahora es Nueva Inglaterra) donde esperaban establecerse. La mitad de ellos buscaba la libertad religiosa, es decir, huían de la persecución religiosa en Europa. La otra mitad solo quería ganar dinero.

Habían planeado salir de Inglaterra en agosto, pero el barco que acompañaba al Mayflower estaba gravemente agujereado y finalmente el Mayflower partió solo hacia América. Durante la primera mitad de la travesía del Atlántico, el océano estuvo en calma.

Luego, el barco de 27 metros [90 pies] se encontró con mares agitados y tormentas que lo desviaron 800 kilómetros (500 millas) de su rumbo. Tras 66 días de travesía, el barco y sus pasajeros desembarcaron finalmente en el Cabo Cod, Massachusetts. Sería el primer asentamiento europeo permanente en Nueva Inglaterra.

Casi de inmediato, un grupo de hombres armados bajó a tierra para explorar y encontrar un buen lugar para el asentamiento. Para su deleite, encontraron campos despejados y muchos arroyos de agua fresca.

No fue hasta después de Navidad que los peregrinos comenzaron a construir rudimentarias cabañas de madera con techos de paja. Caía nieve, el suelo se congelaba y la comida escaseaba, pero no podían saber lo mal que se pondrían las cosas. Durante ese primer invierno, la mitad de los colonos murieron por enfermedad.

Al verano siguiente, la salud y el ánimo mejoraron al construir mejores casas, y gracias a que los nativos les ayudaron a sembrar hortalizas. Los peregrinos se asombraron de toda la caza que tenían a su disposición: ciervos de cola blanca, osos negros y pavos salvajes. Ese otoño decidieron celebrar una fiesta de acción de gracias, y el gobernador Bradford invitó a las tribus nativas a celebrar con ellos. Los nuevos colonos no volvieron a tener una situación tan mala.

En una visión mil quinientos años antes, Juan el Revelador vio un espectáculo muy interesante: una mujer corría por su vida y huía al desierto. Cuando ya no pudo correr más, descubrió que Dios le había preparado un lugar para estar a salvo de la persecución religiosa.

En las colonias americanas se cumplió la visión de Juan para los peregrinos. Hoy se ha cerrado el círculo y ahora el evangelio parte a otros lugares del mundo, donde la gente también quiere libertad religiosa.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.