Categories

Archivos

¿Amigo reales?

Devocional adventista para menores 2022

El perverso provoca contiendas, y el chismoso divide a los buenos amigos.

Proverbios 16:28, NVI

Uno de los maravillosos regalos de Dios es la amistad. ¿Tienes amigos? ¿Te has dado cuenta de que encontrar buenos amigos no es muy fácil? Puedes estar rodeado de compañeros o conocidos, pero los verdaderos amigos, leales, bondadosos, los que te apoyan y pasan divertidos momentos son pocos. Actualmente existe una nueva manera de tener amigos: “amigos virtuales”. A algunos los conoces en persona y también son amigos «online», y a otros simplemente los conoces por fotos o porque te pidieron ser amigos por alguna red social. Pero ¿cuántos de estos son amigos de verdad?

Un estudio respecto a las «amistades virtuales” mostró que, de cuatrocientos jóvenes entre trece y quince años, el 35 % sociabiliza cara a cara y el 65 % restante se comunica mayormente por mensaje de texto ¡con un promedio de 167 textos por día! Otro estudio mostró que los superchateadores tienen un riesgo más alto de tener comportamientos no sanos y problemas de salud mental. No es lo mismo tener ese tipo de amistad «online» que estar con un amigo con quien conversar, comer, reír, jugar, andar en bicicleta, ir a la playa, cantar, ¡y muchas cosas más!

Por otro lado, un amigo virtual puede producir en ti una falsa sensación de compañía. Existen también el tipo de «amigos» que usan estos medios para destruir, avergonzar y hacer daño. Otra desventaja de las redes sociales es que todos quieren mostrar o aparentar lo mejor o más divertido, pero esto no siempre es real; quizás es solo el instante de la foto, y la persona que mira estas fotos se imagina que todos tienen una vida genial, lo que genera envidias o comparaciones que provocan tristeza. Lo peor es que quizás ¡ni siquiera son cosas reales! Sin embargo, lo más triste es que el pasar tanto tiempo chateando con este tipo de amigos corta la comunicación real con los amigos reales y también con la familia.

Déjame decirte que las experiencias de la infancia y la adolescencia son cruciales para desarrollar ciertas partes del cerebro dedicadas a la interacción social, como la empatía y otras habilidades interpersonales. Por esto, antes de entrar a las redes sociales, pregúntate si vale la pena gastar ese tiempo con esos «amigos», evalúa si son verdaderos. Pero más que nada, asegúrate de que Jesús se agrade de tus amistades y conversaciones.

Nina

Lecturas devocionales para menores escrita por: Gabriela Ruth Brizuela de Graf, Ninayette Galleguillos Triviño, Magaly Tuesta Viveros de Alaña, Mirta de Samojluk y Cinthya Samojluk de Graf.