Categories

Archivos

Objetos perdidos

Matinal para Menores 2024

Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo, llámenlo mientras está cerca.

Isaías 55: 6

¿Alguna vez te ha dado mucho miedo probar algo nuevo, pero lo has hecho de todos modos y has descubierto que te gustaba? Eso es lo que le pasó a Brenda. La habían invitado a escalar por primera vez y tenía mucho miedo.

A pesar de todo, se puso el equipo de escalada, agarró la cuerda y empezó a subir por la pared rocosa. Al llegar a un saliente de la montaña que era más amplio, Brenda se detuvo a descansar.

Cuando retomó la subida, una cuerda de seguridad se rompió y le golpeó el ojo, lo que hizo que perdiera la lente de contacto. Estaba en un saliente rocoso, con cientos de metros por debajo y por encima de ella. Por supuesto, estuvo buscando la lente de contacto, pero no la encontró.

Así que siguió subiendo. Por fin, llegó a la cima y se sentó en el suelo. Tenía ganas de llorar, pero se puso a orar: «Señor, tú puedes ver todas estas montañas. Conoces cada piedra y cada hoja. Sabes exactamente dónde está mi lente de contacto. Por favor, ayúdame a encontrarla».

Una a una, sus amigas subieron hasta la cima y una vez que llegaron todas bajaron por el sendero hasta la base. De vez en cuando, se cruzaban con escaladores que subían o bajaban por la cara del acantilado.

Uno de los escaladores gritó: «Eh, chicos, ¿alguien ha perdido una lente de contacto?». ¡Oh, sí! ¡Era de Brenda!

Esto ya es bastante sorprendente, pero ¿sabes por qué la vio el escalador? Una hormiga caminaba despacio por la roca, llevando la lente de contacto.

Qué milagro tan maravilloso. Jesús no solo escuchó y respondió la oración de Brenda, sino que utilizó a la humilde hormiga como parte del milagro. No hay nada demasiado grande ni demasiado pequeño para Jesús.

Él quiere que oremos y le contemos todo lo que nos preocupa y lo que sentimos.

- Vicki Redden se graduó en 1996 de la Universidad Adventista del Sur. Ella y su esposo, Ron, ambos niños en el fondo, tienen 11 sobrinos y sobrinas (¡al último recuento!) y dos perros: Molly y Alix. Ella está atenta a los héroes de Dios desde su hogar en Maryland.

- Dee Litten Reed creció en una granja en Virginia, rodeada de los animales de granja habituales, así como de algunas criaturas salvajes que rescató. Le encanta visitar zoológicos y acuarios con su nieto, Tommy, y observar ballenas navegar por la costa de Ventura, California.

- Joelle Reed Yamada se tomó un año libre de dar clases de religión en la escuela secundaria para viajar sola por el mundo. Ella y su marido, Brent, viven en una granja lechera en Inglaterra, donde ella enseña psicología y está aprendiendo todo sobre cómo ser una granjera inglesa. Se esfuerza mucho por mantener a su perra, Nala, fuera de problemas.