Categories

Archivos

La soltería, una opción de vida

“Anda, pues, por el buen camino, y practica la conducta de los justos”

Proverbios 2:20

La soltería está siendo una opción de vida para muchas muje­res, y esto no las convierte en mujeres de menos valía que las casadas. Muchas mujeres en generaciones pasadas vivieron creyendo que tener un esposo les daba un valor extra; pero recordemos que el valor personal y la individualidad son los dones más preciados que dio Dios a cada hombre y a cada mujer al momento de su creación. Sabemos que somos valiosas por el precio pagado en la cruz del Calvario, y porque salimos de las manos de un Dios de amor que nos hizo únicas. 

Nadie puede alcanzar un estatus superior al que ya tiene por creación, y mucho menos a causa de su estado civil. Tengamos cuidado con el mito de la “media naranja”. Tú, amiga, no eres la mitad de nadie; eres una naranja com­pleta, así que sácale el jugo y dale sabor a tu vida. 

Parece ser que María, la hermana de Moisés, nunca se casó; sin embargo, las alusiones que la Palabra de Dios hace acerca de ella la muestran como una gran mujer, con un liderazgo fuerte y productivo sobre el pueblo, y que fue la mano derecha de sus hermanos en un tiempo en que el liderazgo de la mujer era poco aceptado. 

El nivel de satisfacción en la vida no se puede medir por el estado civil. No es más feliz la casada que la soltera, ni viceversa. Se puede ser feliz sin una pareja, pues el ser soltera es una circunstancia como cualquier otra, y el arte de ser feliz no tiene requisitos que no posean las solteras.

Alguien dijo, y con justa razón, que el estado civil de las personas no ofrece felicidad, a menos que sea el resultado de la obediencia a la voluntad perfec­ta y agradable de Dios. Por lo tanto, la única forma de encontrar felicidad y plenitud es vivir en completo acuerdo con la voluntad de aquel que nos creó.

La soledad de la soltera es un mito. No importa el estado civil, las perso­nas padecerán soledad e infelicidad hasta que reconozcan ante el Creador su posición de criaturas y den el paso de fe que las convertirá en hijas de Dios.

Erna Alvarado Poblete es licenciada en Pedagogía y Psicología educativa; tiene un máster en Relaciones familiares y estudios de postgrado en Desarrollo humano. Es conferencista y autora de varios libros, entre ellos Reflexiones para la mujer, de este mismo sello editorial. Aunque nacida en Chile, lleva cuarenta años viviendo en México.