Categories

Archivos

El eco de la vida

Devocional adventista para menores 2022

Manzanas de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene.

Proverbios 25: 11

Hoy te voy a contar la historia de un niño de tu edad, a quien le gustaba salir a pasear con su papá. Les encantaban las montañas. Disfrutaban i de caminar juntos a orillas del río y escuchar los sonidos de la naturaleza. Una mañana, luego de analizar el mapa, decidieron conocer otra ruta y emprendieron la caminata. Llegaron a una parte del camino bastante empinada. La caminata se ponía interesante cuando, de repente, el pequeño niño se tropezó, se cayó, y de dolor gritó:

-Ayyyyyy.

Su sorpresa fue grande cuando casi inmediatamente, en algún lugar de la montaña, escuchó una voz que repitió:

-Ayyyyyy. Con mucha curiosidad, el niño gritó:

-¿Quién eres túúú?

E inmediatamente volvió a escuchar la misma pregunta. Esto no pareció gustarle al niño que, muy enojado, gritó:

-¡Cobardeeee! Pero recibió una respuesta parecida. Entonces, miró a su padre y le dijo:

-¿Escuchaste? Parece que algún lugar de la montaña hay un niño malo.

El padre sonrió, lleno de aire sus pulmones y gritó en dirección a la montaña:

-¡Hola, amigooo! Y la voz respondió:

-¡Hola, amigooo!

Ante la mirada atenta y desconcertada de su hijo volvió a gritar:

-¡Eres un campeóóón!

La voz respondió:

-¡Eres un campeóóón!

Al ver el desconcierto de su hijo, el padre le explicó que la gente lo llama eco, pero es la realidad de la vida: ella te devuelve todo lo que haces o dices. ¡Qué lección impresionante! Por eso, la educación y los buenos modales son importantes para producir un efecto positivo y mutuo entre las personas. Trata a los demás como quieres ser tratado. Que tus palabras sean como dice nuestro versículo. ¡Tu vida no es una coincidencia, es un eco de ti mismo!

Magaly

Lecturas devocionales para menores escrita por: Gabriela Ruth Brizuela de Graf, Ninayette Galleguillos Triviño, Magaly Tuesta Viveros de Alaña, Mirta de Samojluk y Cinthya Samojluk de Graf.