Categories

Archivos

¿Amigo o enemigo?

Devocional adventista para adultos 2022

Acab dijo a Elías: «¿Me has encontrado, enemigo mío?»

1 Reyes 21: 20, LBLA

¿DE DÓNDE SACÓ EL REY ACAB que el profeta Elías era su enemigo? Probablemente no había en todo Israel alguien más interesado en su bienestar que Elías. Lo que Acab no imaginaba era que su mayor enemigo vivía con él. De hecho, ¡dormía con él! Era Jezabel, su esposa.

¿Cómo alguien puede llegar a ser tan ciego? Lo que sucede, como bien dijo F B. Meyer, es que «el pecado lo distorsiona todo».* Este hecho explica por qué, por ejemplo, el pecador le da la espalda al amigo que intenta ayudarlo a alejarse del mal; y también explica la asombrosa actitud de quien ahora ve como sus mejores aliados a quienes lo están empujando hacia el precipicio.

Ese era, justamente, el problema de Acab. Por consejo de la depravada Jezabel, se había apoderado ilegalmente de la viña de Nabot y, en el proceso, le había dado muerte a un hombre inocente (ver 1 Rey. 21:1-16). Pero su doble pecado no quedaría impune. A su tiempo, los juicios de Dios caerían sobre ellos.

Acab había ido precisamente a la viña de Nabot, para apoderarse de ella, cuando Elías lo encontró

—¿Así que me has encontrado, enemigo mío? -le dice Acab.

-Te he encontrado —responde el profeta—, porque te has vendido para hacer lo malo ante los ojos del Señor (vers. 20, RVA-2015).

La respuesta de Elías, no solo es contundente, sino que además está saturada de poderosas imágenes. Las palabras «te has vendidos nos recuerdan la condición del esclavo que está bajo el dominio total de su amo, al punto de entregarle su voluntad. Y también nos recuerdan que quien se ha vendido al mal al final recibe su merecida paga: «Porque la paga del pecado es muerte» (Rom. 6:23).

Por un tiempo Acab pareció salirse con la suya, pero finalmente «su pecado lo alcanzó» (Núm. 32: 23). Como bien lo dice la Escritura, «Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará» (Gál. 6: 7). Al final, la profecía se cumplió con terrible exactitud: «En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre» (1 Rey. 21: 19; cf. cap. 22: 29-38).

Me pregunto cuán diferente habría sido la vida de Acab si hubiera juzgado a Elías al igual que lo hizo la viuda de Sarepta: como un hombre de Dios (ver 1 Rey. 17: 24, NVI); un amigo por medio del cual el Señor trataba de salvarlo. ¡Otra habría sido su historia!

Padre celestial, ayúdame hoy a reconocer a los buenos amigos, especialmente aquellos que están haciendo esfuerzos para ayudarme a crecer en mi experiencia cristiana. Quiero verlos como lo que son: un tesoro de incalculable valor.

*F B. Meyer, F. B. Meyer Devotional Commentary, Tyndale, 1989, p. 165.

Fernando Zabala, ya jubilado, ha servido como profesor, pastor, rector universitario, conferencista, editor y exdirector de la revista "Prioridades", además de ser el autor de varios libros, entre los que se destacan "Todo no da igual, A pesar de nuestras diferencias, me casaría de nuevo contigo y Saber vivir". Fernando Zabala está casado con Esther y juntos tienen dos hijos: Fernando Jr. y Mayerling; y tres nietas: Alexa, Amber y Annabella.