Categories

Archivos

Problemas y oportunidades

Devocional adventista para la mujer 2022

Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.

Romanos 8: 28, NTV

Apenas la rocé con mi mano izquierda, pero enseguida sentí un dolor intenso. De hecho, las picaduras me siguieron molestando hasta el día siguiente. ¿Quién hubiera imaginado que una plantita tan insignificante podía causarme tanto dolor? La ortiga mayor es una de las “malas hierbas” más comunes de Inglaterra. Los tallos de estas plantas tienen pelos que segregan un líquido irritante (ácido fórmico).

El mínimo roce es suficiente para que quedes cubierta de ronchas, que pican y duelen mucho. Pese a que es urticante y se la clasifica como una “mala hierba”, la ortiga mayor tiene muchísimas propiedades medicinales (algunas de ellas ya conocidas en los tiempos medievales). La ortiga mayor ayuda a purificar el organismo, es astringente, diurética y ayuda a contrarrestar trastornos digestivos. Parece que esta “mala hierba” no es tan mala, después de todo.

El escritor cristiano Graham Cooke cree que los problemas que enfrentamos en la vida se parecen a las ortigas mayores. En uno de sus artículos (“Crafting prayer”) escribe: “Cada obstáculo, cada problema, cada ataque es permitido […] ara enseñarte a ser más como Jesús”. Cuando usamos la perspectiva correcta, Graham cree que los problemas desaparecen y solo quedan oportunidades. Aquello que considerábamos una “mala hierba” se transforma en una poderosa medicina. Al orar, “nuestra crisis se convierte en una oportunidad para que Dios obre. Todo es útil para nuestro crecimiento espiritual, porque Dios está por nosotros en toda situación”.

Esto no quiere decir que no sintamos dolor. Por más medicinal que la ortiga mayor sea, también es urticante. Lo que quiero decir es que, en toda circunstancia, por incómoda o triste que sea, Dios está a nuestro lado. Y porque él está a nuestro lado, todas las cosas, T-O-D-A-S, nos ayudan a bien. ¿Aun esta enorme crisis económica? ¡Sí! ¡Aun la soledad? Sí, también la soledad. ¿Aun mis problemas de salud? Sí, Dios puede usar aun esto para bendecirte. Ten fe, esta ortiga de hoy será tu medicina de mañana. No te desanimes, ¡Dios aún está escribiendo tu historia!

Señor, ayúdame a ver mis problemas de hoy, por medio de la fe, como oportunidades camufladas. Confieso que nada ni nadie puede separarme de tu amor. No hay aflicciones, por más duras, míseras o largas que sean, que tengan más fuerza que tu amor. Pase lo que pase, y venga lo que venga, la victoria es absoluta y está completamente garantizada en Jesús.

Vanesa Pizzuto es licenciada en Comunicación Social por la Universidad de La Matanza, Argentina, y tiene un máster en Educación por la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra. Es la autora de la serie de cuentos bilingües Amancay, publicada por este mismo sello editorial, así como de numerosos artículos. Trabajó como docente y como presentadora de radio para Radio Adventista de Londres. De nacionalidad argentina, Vanesa vive en Inglaterra.