Categories

Archivos

Grande Fue su Caída

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Pero la piedra que hirió a la imagen se hizo un gran monte que llenó toda la tierra.

Daniel 2: 35, RV95

Dice un canto infantil: «Humpty Dumpty se sentó en la pared. / Humpty Dumpty se volvió a caer. Y todos los caballos y los hombres del rey / pudieron a Humpty Dumpty recomponer». Que sepamos, no existe ninguna profecía que predique la gran caída de Humpty. Nos enteramos de su destino después de ocurrido en una rima infantil. Sin embargo, en el caso del Imperio Romano (descrito en el pasaje bíblico de hoy como «el hierro») y de los tres grandes reinos antiguos que precedieron a Roma (el bronce, la plata y el oro), la profecía desempeñó un papel vital.

Años antes de que los cuatro reinos cayeran, Dios mismo reveló su desaparición definitiva en un sueño dado a un joven llamado Daniel, que vivía en el siglo VII a. C. en el reino de «oro», Babilonia. Daniel no era original de Babilonia, sino hebreo, un adolescente cautivo de los babilonios que servía en el palacio del rey. Desde el principio, se propuso en su corazón no contaminarse. No abandonaría los caminos en que había sido educado. Como Daniel confiaba plenamente en Dios, Dios podía confiar a Daniel una profecía tan trascendental.

Avancemos hasta el año 475 d. C. Han pasado más de diez siglos, y otro adolescente entra en escena, esta vez en Roma. Se llama Rómulo Augusto. A la edad de catorce años, es declarado emperador por su padre, el general romano Flavio Orestes, quien, por supuesto, tiene otros peces políticos que freír y gobierna en nombre de su hijo durante un año.

Luego todo termino. ¿Recuerdas la profecía de Dios que fue confiada al joven Daniel? La piedra de la que había hablado mucho antes, en el capítulo 2 de Daniel, ahora golpeaba al imperio del hierro. El 4 de septiembre del 476 d. C., Roma cayó. Un bárbaro germano llamado Flavio Odoacro derrotó y mató al general Orestes, tomó Rávena, la capital del Imperio Romano de Occidente, y se llevó al joven Rómulo, que murió más tarde como su prisionero. Rómulo Augusto es generalmente reconocido por los historiadores como el último emperador del Imperio Romano de Occidente. Como Humpty Dumpty, el imperio cayó, se rompió en muchos pedazos y nunca lo pudieron recomponer. La Palabra de Dios es verdadera. Puedes depender de ella.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.