Categories

Archivos

Su Hermano, Ted

Devocional adventista para adoslescentes 2022

Dios mío, líbrame de manos del impío, de manos del perverso y violento.

Salmos 71: 4, RV95

En la década de 1990, los periódicos estadounidenses publicaban a menudo informes sobre alguien que enviaba bombas caseras por correo. Las víctimas del asesino abrían inocentemente un paquete dirigido a ellos y activaban algún tipo de dispositivo que desencadenaba una bomba. Durante diecisiete años, este hombre había continuado con su ola de asesinatos, y ahora los periódicos lo llamaban el Unabomber. Su sello criminal característico se había extendido por ciudades de todo Estados Unidos. Una ola de terror parecía apoderarse del país. La gente estaba asustada. ¿Dónde atacaría la siguiente vez, y a quién mataría o mutilaría? ¿Cómo elegía sus objetivos?

Entonces, el Unabomber envió un documento que había escrito al New York Times y al Washington Post, pidiendo que estos grandes periódicos lo publicaran. Si lo hacían, prometía dejar de enviar bombas. El 19 de septiembre de 1995, el Washington Post y el New York Times publicaron el documento, con la esperanza de que alguien reconociera el estilo de escritura. Sorprendentemente, alguien identificó la letra como la de Ted Kaczynski. Resultó que Ted se había graduado en Harvard y tenía un doctorado en Matemáticas por la Universidad de Míchigan. Después de comprar un terreno en Montana, había construido una cabaña y era allí donde había estado construyendo sus bombas.

¿Y quién delató a Ted? Su propio hermano, David Kaczynski. Sabiendo que no tenía otra opción, David finalmente se puso en contacto con el FBI. En enero de 1998, Ted fue condenado. Fue puesto en prisión sin posibilidad de libertad condicional. Había asesinado a tres personas con sus bombas y herido a otras veintitrés.

A veces nos sentimos impotentes para luchar contra el mal. Nos rodea y nos hace la vida imposible. Queremos gritar como David: «Dios mío, líbrame de manos del impío, de manos del perverso y violento». ¡Y Dios puede hacerlo! Él nos ama tanto que cuando oramos por liberación, está ahí para escuchar cada palabra. Algún día veremos todo claramente. Sabremos por qué hay tanto sufrimiento, y por qué a criminales como el Unabomber se les ha permitido vivir vidas de maldad, asesinato y caos. Pero por ahora debemos vivir como vivió Jesús, confiando en que el Padre celestial resolverá las cosas para nuestro bien. Ten la seguridad de que él tiene un plan, y nos gustará cuando finalmente lo veamos.

Bradley Booth ha enseñado en escuelas adventistas de los Estados Unidos, África, Rusia y Tailandia. Actualmente es el director de The Story Tellers Ministry, que ayuda a enseñar el arte de escribir historias antiguas que siguen siendo importantes hoy. La oración del Dr. Booth es que sus libros inspiren a los lectores a mantenerse de parte de Jesús tanto en los buenos como en los malos tiempos.